Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail
[ Las direcciones generales de Consumo y Salud Pública coordinan las medidas para evitar problemas en esta época ]

Cómo tener un verano feliz y con todas las garantías

 

La prevención contra los efectos de las altas temperaturas y la información para hacer frente a la posible llegada de una ola de calor son los aspectos más novedosos de la Campaña de la Consejería de Sanidad para el verano de 2005. Eso sí, sin perder de vista esas otras recomendaciones básicas relacionadas sobre todo con las vacaciones, o aquéllas con las que se puede evitar más de un disgusto.

Se recomienda beber agua suficiente para no padecer procesos de deshidratación.

Foto: PEPE J. GALANES

Para evitar confusiones y uso inadecuado del término, se recuerda que la ola de calor se define como la situación en la que las temperaturas máximas y mínimas son anormalmente cálidas y además durante un periodo prolongado de tiempo.

Es importante conocer los efectos de una situación de ese tipo para estar preparado. El calor excesivo puede alterar nuestras funciones vitales si el cuerpo humano no es capaz de compensar las variaciones de la temperatura corporal. Una temperatura muy elevada produce pérdida de líquidos y electrolitos que son necesarios para el normal funcionamiento de nuestros órganos. En algunas personas con determinadas enfermedades crónicas, sometidas a ciertos tratamientos médicos y con discapacidades que limitan su autonomía, los mecanismos de termorregulación pueden verse descompensados. La exposición a temperaturas excesivas puede dar lugar a calambres, deshidratación, abatimiento e insolación.

Normalmente un individuo sano tolera una variación de su temperatura interna de aproximadamente 3 grados centígrados sin que sus condiciones físicas y mentales se alteren de forma importante. A partir de 37grados se produce una reacción fisiológica de defensa. Las personas ancianas y los niños muy pequeños son más sensibles a estos cambios de temperatura. En nuestra región, la población mayor de 64 años asciende a 356.225 personas.

 

Plan de Prevención

La estrategia del Plan de la Consejería de Sanidad, está basada, primero, en la predicción, es decir en la detección de la posible llegada de la ola de calor. El Instituto Nacional de Meteorología es capaz de hacerlo con cinco días de antelación y elevada fiabilidad. Y segundo en la implantación de un Sistema de Información y Vigilancia Sanitaria y Ambiental que facilite la toma de decisiones en los diferentes niveles de responsabilidad y actuación. Permitirá identificar y monitorizar el incremento de la demanda de asistencia sanitaria y la necesidad de reforzar los recursos disponibles. La vigilancia incluye a la tasa de mortalidad, que también puede ser un indicador para observar el impacto de las temperaturas extremas en cada período del año.

La Campaña de Consumo hace especial hincapié en el cuidado con las comidas sometidas a altas temperaturas y en las condiciones higiénicas de los productos.

El Sistema está operativo entre el 1 de Junio a 1 de Octubre. La información anticipada a la población sobre los efectos del calor excesivo es uno de los primeros objetivos, pero también es fundamental que esa información fluya con agilidad entre los principales responsables de la atención sanitaria y de los servicios sociales. Además, se encarga de poner en alerta los dispositivos asistenciales, tanto de atención primaria como hospitalaria, y de la coordinación con los Servicios Sociales y las administraciones y entidades públicas y privadas competentes.

La Campaña llega a los ciudadanos a través de folletos y a los profesionales sanitarios de Castilla-La Mancha mediante un Boletín Epidemiológico. Además, puede accederse a la información a través de la página web (www.jccm.es) de la Junta de Comunidades.

También está operativo un número de teléfono gratuito de contacto para que cualquier ciudadano pueda recibir la información que precise:
900-252525.

Un objetivo esencial es la previsión y la anticipación de los riesgos. Para ello se pretende fomentar la solidaridad y la capacidad de prevención del entorno familiar, vecinal y comunitario, especialmente, para atender a las personas más enfermas y socio-económicamente más necesitadas. En todos los casos, el 1-1-2 siempre es un canal disponible para atender situaciones de emergencia.

 

La dirección general de Salud Pública informa que las piscinas deben contar con expertos profesionales al cuidado de las mismas y recuerda al bañista que debe extremar la precaución con las zambullidas.

Foto: ANTONIO REAL

 

Vacaciones tranquilas

Además de las cuestiones relacionadas con la salud y la prevención ante la llegada del calor, la dirección general de Consumo ha elaborado una campaña informativa para ofrecer las recomendaciones básicas que los castellano- manchegos deben tener en cuenta para disfrutar de unas vacaciones sin sobresaltos. La planificación de los viajes y los aspectos legales y contractuales a los que tenemos derecho, consejos alimenticios, pasando por los derechos de los pasajeros de tren o avión, hasta las precauciones que han de tenerse en cuenta antes de zambullirse en la piscina son aspectos que se recogen en esa campaña que se divulga a través de los medios de comunicación, charlas en asociaciones y folletos de bolsillo.

Las agencias de viaje merecen una atención especial ya que buena parte de los consumidores recurrimos a estos establecimientos para planificar el lugar de destino de nuestras vacaciones. No cabe duda que si contratamos con estas agencias uno de los días más ansiados de todo el año “cobra especial importancia que leamos detenidamente qué tipo de acuerdo estamos firmando, e incluso debemos hacer especial hincapié en la letra pequeña para luego no llevarnos a engaño”, asegura el director general de Consumo, Jesús Montalvo.

Las agencias de viajes tienen que llevar el código identificativo de la Comunidad Autónoma a la que pertenecen. Además, en viajes combinados tienen la obligación de ofrecer al consumidor un programa o folleto con información clara y detallada sobre el viaje que vamos a realizar.

El contenido del contrato es vinculante para el organizador, salvo que los cambios en dicha información se hayan comunicado por escrito al consumidor antes de la celebración del contrato y que tal posibilidad haya sido contemplada expresamente en el folleto. O bien, que los cambios se produzcan después de la firma del contrato previo acuerdo entre las partes contratantes. En caso de modificación el organizador lo tendrá que comunicar al usuario que puede adoptar dos posturas: resolver el contrato, con el reembolso de todas las cantidades pagadas, o aceptar su modificación en el que se detallen por escrito todos los aspectos de esta. Si la modificación afecta al precio, cualquier alteración al alza realizada dentro de los veinte días anteriores a la salida, es nula.

Foto: ANTONIO REAL

“En los viajes a lugares con climas diferentes cobra especial importancia la planificación previa de todas las cuestiones de salud” recuerda la directora general de Salud Pública, Berta Hernández, ya que en los desplazamientos internacionales aumenta el riesgo de contraer enfermedades de distribución mundial, las autóctonas del lugar al que nos dirigimos, o bien las derivadas por el cambio de clima. Es necesario adoptar todas las precauciones antes de emprender viaje y las vacunas pueden ahorrar muchos disgustos. Se recomienda además acudir a un Centro de Vacunación Internacional en el que se ofrece información individualizada y medidas preventivas para adoptar en el viaje. Una vez que nos encontramos en el país de destino cobra gran importancia cuidar el tipo de alimentos que se consumen, ya que no se deben tomar frutas y verduras con piel, ni pescados o carnes sin cocinar y el agua debe ser en todo momento embotellada. El atuendo debe ir en concordancia con la temperatura del país, y en climas cálidos debe ponerse especial cuidado con la deshidratación. Al regreso del país exótico también se puede presentar alguna patología hasta doce meses después de haber visitado la zona.

 

Viajar en tren o en avión

La dirección general de Consumo recuerda en su Campaña los derechos que asisten a los ciudadanos en sus viajes. En tren, el billete garantiza un seguro obligatorio que incluye accidentes y pérdida de equipaje facturado. Se puede realizar la reserva del billete con una antelación de 60 días hasta dos horas antes de la salida del tren. La anulación se puede realizar hasta 15 minutos antes de la salida, y dependiendo del día, la hora y el tren, la compañía devolverá un porcentaje del total que nunca llega al cien por cien. Si se pierde un enlace por culpa de un retraso en el transporte el usuario tiene derecho a la devolución del dinero, a subir a otro tren y a los gastos de hotel y manutención derivados de la pérdida de la conexión. Además cada pasajero tiene derecho a transportar hasta 30 kilos de equipaje sin necesidad de pagar por ello.

En el caso del avión, una de las reclamaciones más frecuentes viene dada por la pérdida o el desperfecto del equipaje. Es importante saber que el usuario tiene derecho a un pago que va desde 16,23 euros por cada kilo hasta un máximo de 324,55 euros en el caso de vuelos internacionales.

En caso de ‘overbooking’ se puede elegir entre el reembolso del billete o la conducción del pasajero hasta su destino. Está regulado el llamado derecho a compensación: 250 euros para vuelos de hasta 1.500 Km.; 400 euros para todos los vuelos intracomunitarios de más de 1.500 Km. y para todos los demás vuelos de entre 1.500 y 3.500 Km.; y 600 euros para todos los vuelos no comprendidos en los casos anteriores. Además, la compañía ofrecerá los servicios de alojamiento y restauración necesarios en caso de espera.

Desde Consumo se incide en que la contratación de viajes y desplazamientos deben tener todos los requisitos legales y salvaguardar los derechos de los consumidores.

Foto: ANTONIO REAL

Si optamos por el coche, a la hora de repostar, no está demás recordar que todas las estaciones de servicio tienen a disposición del usuario un sistema de medidas de comprobación de los suministros y hojas de reclamación. Siempre se puede solicitar factura. Antes de emprender viaje es recomendable la visita al taller para una puesta a punto. En tal caso debemos saber que tenemos derecho a un presupuesto por adelantado.

Pero entre las recomendaciones, es fundamental recordar que el alcohol es uno de los grandes enemigos y el culpable de buena parte de los accidentes de tráfico. La mayor parte de los accidentes veraniegos se producen en los desplazamientos cortos. Cabe recordar que todos los establecimientos de Castilla-La Mancha deben exponer en lugar visible el cartel de prohibición de venta de alcohol a menores de 18 años.

Si optamos por el camping, se aconseja no acampar demasiado cerca de los ríos porque esa zona es territorio abonado para los mosquitos; es importante buscar las sombras de árboles o cañizos para evitar, en la medida de lo posible, que la tienda quede expuesta al sol durante el día.

En cuanto a las piscinas públicas, la información de la Consejería de Sanidad recuerda que están obligadas a contar con personal experto en salvamento y socorrismo durante toda la jornada. Tras una comida copiosa, se recomienda no realizar ejercicio excesivo ni bañarse en agua fría. La inmersión en el agua se hará progresivamente para evitar el cambio brusco de temperatura. Hay que extremar la precaución alrededor de las piscinas y las zonas de baño, al jugar en el agua, al utilizar toboganes, trampolines y en cualquier lugar de baño, pero sobre todo en las piscinas, hay que guardar especial precaución con las zambullidas. Hay que evitarlas siempre que no tengamos conocimiento exacto de la profundidad de la zona en la que vamos a sumergirnos. Las imprudencias son muy peligrosas y pueden acabar incluso en lesiones medulares.

 

Cuidado con el sol

Otros consejos básicos en estas fechas, hacen referencia al sol, a las compras, a los hábitos higiénicos y alimenticios. Es bueno evitar la exposición directa al sol; sombrillas, sombreros y camisetas son aliados importantes y sobre todo las horas centrales del día (12 a 16) incluso en jornadas nubladas. Hay que utilizar cremas protectoras con factor de protección no inferior a 15 y deben aplicarse al menos media hora antes de la exposición al sol. Pero no sólo hay que proteger la piel, también los ojos deben estar resguardados –a cualquier edad- con gafas de sol que absorban el 100 % de las radiaciones ultravioletas. Hay que beber líquidos de manera abundante para evitar la deshidratación, especialmente en el caso de los grupos de riesgo; niños y ancianos son también los más vulnerables.

A la hora de comer fuera de casa, es conveniente observar y comprobar las correctas condiciones higiénicas del local y que los alimentos expuestos estén debidamente protegidos por vitrinas. Debemos extremar la precaución con salsas y mahonesas y conviene recordar que los establecimientos tienen la obligación de servir esos productos envasados y no elaborados de forma casera. Pero las precauciones son aplicables en casa. Las salsas elaboradas con huevo deben conservarse de inmediato en la nevera y consumirse en el día, hay que cuajar bien las tortillas; debemos vigilar que los huevos sean frescos, con la cáscara intacta y limpia. “Hay que lavar a conciencia las verduras, frutas y hortalizas; no es un buen método dejarlas a remojo mucho tiempo porque pierden vitaminas y minerales. Si se opta por lejía, hay que saber que no todas son aptas para la desinfección de estos alimentos”, advierte Berta Hernández.

 

Rebajas

Las rebajas pueden ser un buen aliado del bolsillo; es importante recordar que se pueden adquirir los mismos productos a un mejor precio y que no se debe confundir la venta en rebajas con los saldos, promociones o liquidaciones. El factor diferencial es el precio, pero nunca la calidad.

Los consumidores conservan intactos sus derechos cuando compran en época de rebajas. Los establecimientos mantienen las mismas obligaciones hacia ellos y no pueden fijar normas especiales; por ejemplo, el pago con tarjeta o la devolución de la compra. Para hacer valer esos derechos es primordial exigir y conservar el ticket de compra.

En caso de reclamación, tenemos al alcance el teléfono del consumidor: 900-50 10 89 y también podemos dirigirnos a una Asociación de Consumidores, a la Oficina Municipal de Información al Consumidor o a los Servicios Provinciales de Consumo.

 

FRANCISCA DIAZ