Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail

Un año importante en Castilla -La Mancha

 

Foto

Finaliza el año 2004, doce meses que se han vivido intensamente en la Comunidad Autónoma. Sin lugar a dudas el hecho más relevante se ha producido con el cambio en la presidencia del Gobierno de Castilla-La Mancha. En el mes de abril José María Barreda tomaba posesión de su cargo como presidente de esta región, sustituyendo en el puesto a José Bono, quien durante veintiún años había ostentado la jefatura del Ejecutivo autonómico y a partir de ése momento pasaba a formar parte del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

José María Barreda, tanto en su discurso del Debate de Investidura como en el de su toma de posesión abogó por un clima de entendimiento, de concordia y apostó por la unión de la sociedad castellano-manchega para lograr el desarrollo y progreso que la región merece. Las políticas de educación, de sanidad, de bienestar social, de apoyo a los jóvenes, a las mujeres, el empleo o la vivienda serán los principales ejes de la acción política y de la gestión del Gobierno de Castilla-La Mancha en los próximos años.

El presidente proclamó la necesidad de suscribir un gran pacto por el desarrollo y la competitividad que suponga un auténtico despegue para Castilla-La Mancha. Una región pujante, que ofrece grandes oportunidades de inversión, con una localización estratégica privilegiada y con personas trabajadoras.

Dentro de esos importantes proyectos de futuro cabe enmarcar la celebración del IV Centenario del Quijote. Un amplio programa cultural, turístico y promocional que proyectará la imagen de Castilla-La Mancha al exterior, aprovechando la efeméride para situar a nuestra región como una de las más atractivas del planeta. Esta es la apuesta más ambiciosa de la comunidad en los próximos meses.

En 2004 han ocurrido otros acontecimientos relevantes .La celebración de los veinticinco años de ayuntamientos democráticos; los resultados electorales de marzo que han conllevado un cambio en el Gobierno de la Nación, con el que se abierto una línea de entendimiento en temas esenciales como comunicaciones, vivienda, infraestructuras….; el anuncio del presidente Barreda de poner fecha de caducidad al trasvase Tajo-Segura para levantar una hipoteca histórica que pesa sobre Castilla-La Mancha; la propuesta de mantener el diálogo y el consenso con los representantes de los agentes sociales, sindicatos, empresarios y partidos políticos para gobernar en coalición con la sociedad son algunos hechos que han motivado una vez más que en Castilla-La Mancha exista un clima de convivencia pacífica. El año que ahora concluye sí ha sido un buen año para esta región y para los castellano-manchegos.