Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail
[ Más plazas, más presupuesto y la incorporación de un nuevo balneario a la red de termalismo social, principales novedades del programa en 2009 ]


Termalismo Social: salud, bienestar y descanso para nuestros mayores

 

Un año más el Gobierno de Castilla-La Mancha ofrece a todos nuestros mayores la posibilidad de disfrutar de 10 días de estancia en un balneario de nuestra región recibiendo una atención médica especializada en tratamientos termales. Salud, bienestar, descanso y también actividades de ocio constituyen los ingredientes que hacen del Programa de Termalismo Social uno de los más apreciados y valorados a nivel nacional.

A los participantes de este programa se les ofrece un tratamiento personalizado.

Foto: Sergio Mantecón

El Programa de Termalismo Social de Castilla-La Mancha es el programa de balnearios con más implantación de España, tanto en número de plazas, como en presupuesto, como en aceptación por parte de las personas mayores. Desde su implantación, en el año 2000, este programa pionero ha multiplicado por siete el número de participantes, así ha venido incrementándose en los últimos dos años en un 10 por ciento, cumpliendo así con el compromiso del presidente Barreda, de ampliar las plazas para que cada vez más personas mayores puedan beneficiarse de esta iniciativa. Para este año 2009 se ofrecen un total de 12.600 plazas y cuenta con un presupuesto de más de 5,7 millones de euros, lo que supone un incremento de más de 700.000 euros respecto al año anterior.

 

El Programa de Termalismo Social cumple ya diez años, dispone de 12.600 plazas y tiene un presupuesto de más de 5,7 millones de euros.

 

 

La valoración media de los usuarios del programa ha subido con respecto al pasado año, consiguiendo un 8 sobre 10 en la evaluación que los usuarios hacen de los centros y del servicio prestado. En palabras del consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, “estamos hablando de un programa ejemplar, así consta en los análisis comparados que hacemos con otros programas similares puestos en marcha en otras comunidades autónomas y de otros ámbitos europeos, los datos nos dicen que el Programa de Termalismo Social sigue siendo un programa líder que marca pautas en el desarrollo de estas ofertas de termalismo social”.

Los balnearios tienen las instalaciones necesarias para realizar diferentes tratamientos terapeúticos.

Foto: Sergio Mantecón

Este programa tiene además un doble objetivo que reporta beneficios no sólo a nuestros mayores sino a las empresas del sector del turismo saludable que en nuestra comunidad autónoma tienen cada vez más importancia. Así, además de ofrecer un tratamiento individualizado a cada uno de sus participantes, es un instrumento idóneo para la consolidación de los puestos de trabajo de cada uno de los balnearios adscritos a la red de termalismo social. “Yo siempre digo, señala el titular de Salud y Bienestar Social, que las personas mayores no son personas que no tienen nada que hacer sino que son personas muy activas, aportan mucho a la sociedad en ideas, en creatividad, en movilización social… y desde luego en apoyo a la familia y todo eso se traduce en beneficio para todos. Con este tipo de programas estamos haciendo una inversión social importante, por un lado, generando y consolidando empleo, pero también mantenien- El Programa de Termalismo Social cumple ya diez años, dispone de 12.600 plazas y tiene un presupuesto de más de 5,7 millones de euros. do y consolidando una red social de apoyo y convivencia que es uno de los grandes éxitos de Castilla-La Mancha como región y de los que este programa es un ejemplo más. Cooperación entre gobierno e instituciones privadas, una apuesta por las personas que más lo necesitan, en el momento de su jubilación, reciben este apoyo por parte del Gobierno autónomo para poder disfrutar de unos días de descanso”.

Entre las novedades que presenta el Programa de Termalismo Social para 2009 destaca la incorporación en la relación de centros termales del Balneario “Las Palmeras” de Villafranca de los Caballeros (Toledo), consiguiendo así un mayor número de plazas y ampliar los destinos previstos para las personas mayores. También este año se multiplica por tres el número de plazas en la provincia de Guadalajara gracias a la incorporación del “Balneario Carlos III”, ubicado en la localidad de Trillo, al programa que posibilita el acceso de los mayores de esta provincia tradicionalmente más alejada del resto de los centros habituales.

Cada año se ha ampliado el número de plazas para que las personas mayores puedan disfrutar de un periodo de descanso.

Foto: Roberto Carmona

 

Un programa en continuo crecimiento
 

Más de 81 millones de euros se destinarán a este Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales 2008-2012, una cifra que triplica la cantidad destinada al anterior plan de lucha contra la siniestralidad desarrollado entre 2004 y 2007. De nuevo, sindicatos, patronal y Gobierno regional han unido esfuerzos y voluntades para ratificar el acuerdo que incluye más de cien medidas para acabar con una de las mayores lacras de la sociedad.

 

Ocho balnearios de la región participan en el programa de Termalismo Social de este año.

 

 

La evolución del Programa de Termalismo Social, que se enmarca dentro de las acciones programadas en los ámbitos de ocio y la salud y de las iniciativas para fomentar el envejecimiento activo y posibilitar un futuro digno para nuestros mayores, ha sido muy significativa en estos diez años de implantación. En palabras del consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata “merece la pena resaltar ese crecimiento progresivo mostrando la confirmación del compromiso adquirido por José María Barreda de consolidar un crecimiento de diez por ciento anual. Es un esfuerzo de todos los castellano-manchegos para financiar un gasto en el caso de la aportación de la Junta de Comunidades asciende a 3.027.430 euros que se complementa con la aportación de los usuarios de este servicio”. Así de aquellas 1.768 plazas que se ofertaron en la primera edición del programa en el año 2000 cuyo coste ascendió a 420.000 euros, hemos pasado a los 12.600 beneficiarios de este año 2009, y un presupuesto que supera los 5,7 millones de euros de los que la Consejería de Salud y Bienestar Social aporta más de 3 millones para sufragar el 52 por ciento del coste total y el 48 por ciento restante lo abonan los usuarios.

El Programa de Termalismo Social de Castilla-La Mancha es el programa de balnearios con más implantación de España.

Foto: Sergio Mantecón

 

10 días de salud y ocio

El Programa de Termalismo Social plantea como objetivo armonizar el ocio con el cuidado de la salud de las personas mayores a través de los tratamientos termales y a precios muy asequibles. En palabras del titular de Salud y Bienestar Social “estamos haciendo un esfuerzo importante por atender la dependencia, pero el Gobierno regional sigue apostando también por prevenirla, y este programa contribuye a lograr ese objetivo”. En 2009 el programa prevé la estancia de 10 días y 9 noches en uno de los ocho balnearios de la región, en régimen de pensión completa, incluyéndose el tratamiento termal, el control médico, transporte y la realización de actividades de ocio por la zona.

 

Consolidación de empleo en el sector

Además, el Programa de Termalismo Social no sólo beneficia a las personas mayores que disfrutan de los tratamientos termales, sino que supone un apoyo esencial para el mantenimiento y creación de puestos de trabajo en estos balnearios, durante todo el año. Así lo destaca el consejero de Salud y Bienestar Social para quien “los programas sociales tienen una doble utilidad, en primer lugar dar servicio a personas mayores que ven de esta forma recompensado también su esfuerzo de muchos años con un apoyo para poder disfrutar de diez días de descanso en un entorno saludable, pero también es un eficaz instrumento para el mantenimiento y consolidación de un sector empresarial importante en la región que genera puestos de trabajo en sus localidades de implantación. La política social en Castilla-La Mancha genera empleo y en momentos de crisis ese doble objetivo es muy importante, las políticas sociales consolidan un empleo que es muy importante, pero además, prestan un servicio importante a personas que de esta forma reciben una renta complementaria a su pensión o a sus rentas particulares que vengan percibiendo fruto de su esfuerzo y dedicación de toda una vida de trabajo”.

Con la convocatoria de este año se ha cumplido el compromiso del presidente Barreda de ampliar las plazas para que cada vez más personas mayores puedan beneficiarse de esta iniciativa.

Foto: Roberto Carmona

En este mismo sentido se manifestaba la presidenta de la Asociación de Balnearios de Castilla-La Mancha, Dolores Llario, quien trasladaba su agradecimiento al Gobierno de Castilla-La Mancha por seguir apostando por este tipo de programas “ya que en momentos de crisis como los que estamos atravesando, mantener este tipo de iniciativas nos ayuda a mantener puestos de trabajo que, además, se ubican en pueblos pequeños que son tal vez los que más están sintiendo la crisis”.

 

El Programa de Termalismo Social de Castilla-La Mancha continúa siendo líder en España.

 


 

 

Balnearios de la región acogidos a este Programa
 

Los centros a los que acudirán los mayores en los dos turnos previstos son: “Baños de Benito” de Reolid (Albacete), “Baños de la Concepción” de Villatoya (Albacete), “Balneario de Tus” de Yeste (Albacete), “Balneario Cervantes” de Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real), “Balneario de Fuencaliente” de Fuencaliente (Ciudad Real), “Balneario de la Esperanza” de Reolid (Albacete), “Balneario Carlos III” de Trillo (Guadalajara) y Balneario “Las Palmeras” de Villafranca de los Caballeros (Guadalajara).

El Programa de Termalismo Social plantea como objetivo armonizar el ocio con el cuidado de la salud de nuestros mayores.

Foto: Sergio Mantecón

 

 

Cómo, cuándo y dónde solicitar una estancia
 

El Programa de Termalismo Social se lleva a cabo entre los meses de febrero a diciembre de cada año en dos plazos. Las solicitudes se presentarán en la Consejería de Salud y Bienestar Social o en sus Delegaciones Provinciales. Para los turnos del primer plazo (febrero-agosto) los plazos de presentación de solicitudes son desde la publicación de la Orden de convocatoria, hasta el 30 de noviembre de 2008. Para los turnos del segundo plazo (septiembre- diciembre) desde el 1 de febrero hasta 31 de mayo de 2009. Para más información y tramitación de las solicitudes hay que dirigirse a las Delegaciones Provinciales de Salud y Bienestar Social de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Dirección General de Atención a Personas Mayores, Personas con Discapacidad y Personas en situación de Dependencia. (Servicio de Programas de Atención a Personas Mayores).

Durante las estancias en los balnearios pueden participar en numerosas actividades de ocio y tiempo libre.

Foto: Roberto Carmona



Destinatarios del Programa de Termalismo Social


Pueden solicitar la estancia en estos balnearios todas aquellas personas mayores de 65 años o pensionistas del sistema de la Seguridad Social, por los conceptos de jubilación, invalidez, viudedad o de otras pensiones, únicamente cuando el beneficiario haya cumplido los 60 años de edad. Además tienen que residir en Castilla- La Mancha, no padecer trastornos mentales graves que puedan alterar la normal convivencia de los establecimientos termales, no padecer enfermedad infecto-contagiosa y gozar de completa autonomía. Los solicitantes deben precisar los tratamientos termales solicitados, para ello se presentará un informe realizado por el médico de cabecera. El solicitante podrá ir acompañado de su cónyuge o persona con relación análoga de convivencia, siempre que ésta pueda recibir los tratamientos termales y no exista contraindicación médica. El coste de cada estancia es variable según el balneario elegido y la temporada en que se disfrute la estancia, así los precios oscilan entre los 167 euros y los 243 por persona y estancia e incluye alojamiento en habitación doble, en régimen de pensión completa, incluyéndose el tratamiento termal, el control médico, transporte desde el núcleo urbano más cercano al balneario y la realización de actividades de ocio por la zona.

Foto: Sergio Mantecón