Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail
[ 31 de mayo, Día de Castilla-La Mancha ]


Un acto austero, sin perder solemnidad

 

Toledo es el lugar elegido para acoger este año el acto institucional con el que se celebra el domingo 31 de Mayo el Día de la Región, una cita ineludible para todos los castellano-manchegos, que en esta ocasión tendrá un carácter más austero atendiendo a la indicación del presidente autonómico, José María Barreda, de que se ajuste a la situación actual que estamos atravesando. A pesar de la austeridad, el acto tendrá el carácter solemne que ese día merece, por ser una fecha que pone en valor nuestra autonomía y en la que se reconoce a la gente de Castilla-La Mancha que, cada día, construye la espléndida realidad que hoy es nuestra región.

El Gobierno regional organiza actividades para todos los colectivos en el marco del Día de Castilla-La Mancha.

Foto: Carlos Moreno

¿Por qué el 31 de mayo se celebra el Día de la Región? Porque fue el 31 de mayo de 1983 cuando las Cortes de Castilla-La Mancha se constituyeron y celebraron su primera sesión poniendo el punto de partida del camino de nuestra región como Comunidad Autónoma, un camino del que ya llevamos andados 26 años que nos han servido para crecer y progresar impulsados por el esfuerzo de todos los hombres y mujeres de la región, entre los que figuran personas anónimas y también quienes han sido distinguidos con la Medalla de Oro de Castilla-La Mancha y las Placas al Mérito Regional.

Sin embargo, la andadura de Castilla-La Mancha como entidad autonómica comenzó a gestarse mucho antes. Si tenemos que elegir una fecha será la del 15 de noviembre de 1978, cuando en el Boletín Oficial del Estado se publicó el Real Decreto-Ley sobre el régimen preautonómico de la región castellanomanchega, siendo elegido presidente del ente preautonómico, el 29 de noviembre de 1978, Antonio Fernández Galiano, que permaneció en el cargo hasta 1982, cuando fue sustituído por Gonzalo Payo. El 11 de diciembre de ese 1982, en la Iglesia de San Agustín de Almagro (Toledo), se reunió por primera vez la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

 

En 1984 Alcázar de San Juan (Ciudad Real) tuvo el privilegio de acoger la primera celebración del Día de Castilla-La Mancha, mientras que Guadalajara fue el escenario elegido el año siguiente.

 

 

La Asamblea Provisional de las Cortes de Castilla-La Mancha se constituyó el 22 de diciembre de 1982 en el toledano Palacio de Lorenzana, organismo que invistió como nuevo presidente regional a Jesús Fuentes Lázaro. Poco después, tras las elecciones del 8 de mayo de 1983, las Cortes de Castilla-La Mancha celebran su sesión constitutiva el 31 de mayo de aquel año.

Tradicionalmente los Días de la Región han congregado a miles de castellano-manchegos para celebrar la fiesta de su Comunidad Autónoma.

Foto: Carlos Moreno

Ahora que el proyecto de reforma de nuestro Estatuto de Autonomía se encuentra en Madrid siguiendo los trámites parlamentarios correspondientes, recordamos que nuestro primer proyecto de Estatuto de Autonomía comenzó a gestarse en Manzanares (Ciudad Real) el 21 de junio de 1981, para ser aprobado en Alarcón (Cuenca) el 3 de diciembre de aquel año. Tras pasar por la Comisión Constitucional en el Congreso de los Diputados, entró en vigor el 17 de agosto de 1982.

 

La celebración del primer Día de la Región


Este año 2009 el acto institucional con motivo del Día de Castilla-La Mancha vuelve a celebrarse en la capital regional, Toledo, como se hizo desde 1993 a 1997, años en los que los edificios de San Pedro Mártir y el Convento de San Gil fueron los escenarios en los que se desarrollaron actos institucionales sencillos, pero sin perder por ello solemnidad.

Las muestras de simpatía y cariño que recibe el presidente Barreda de los ciudadanos son palpables cada año en el marco de los actos del Día de Castilla-La Mancha.

Foto: JCCM
En 1984 Alcázar de San Juan (Ciudad Real) tuvo el privilegio de acoger la primera celebración del Día de Castilla-La Mancha, mientras que Guadalajara fue el escenario elegido el año siguiente. En aquel 1985 se incorporaron novedades en el acto que después se han mantenido en el tiempo. Así, a sugerencia de algunos parlamentarios regionales, se incluyó un acto institucional con el que se quiso sumar un momento de reflexión sobre la esencia del acontecimiento que se conmemora a la jornada festiva. Dicho acto consistió en un vino de honor que el entonces presidente regional, José Bono, ofreció en Guadalajara a todos los alcaldes de las cinco provincias castellano-manchegas. Aquel año el Ejecutivo autonómico otorgó la primera Medalla de Oro de Castilla-La Mancha, que recayó en el Rey Juan Carlos I.

La celebración de una exhibición de paracaidistas y helicópteros, que concluyó con una parada militar, fue la principal novedad de los actos conmemorativos del Día de la Región en 1986, celebrados en Cuenca. De esta forma, el Ejército se sumó y aportó su contribución a la fiesta de la sociedad civil. En aquella ocasión, el Gobierno regional concedió Medallas de Oro de la Región al entonces ministro de Educación y Cultura, José María Maravall, y al pintor Antonio López.

Albacete fue la ciudad elegida como escenario del acto institucional en 1987, al igual que en 1988, cuando se cumplían cinco años de la constitución de las primeras Cortes autonómicas, el evento se celebró con una multitudinaria fiesta en la localidad toledana de Consuegra. El Gobierno castellano-manchego otorgó ese año las Medallas de Oro a cuatro ilustres personalidades de las artes y la cultura de la región: Antonio Buero Vallejo, Javier Malagón Barceló, Gregorio Prieto y Pedro Mercedes Sánchez.
 

 

Llegan los años 90
 

En el año 1989, Villarrobledo (Albacete) fue el lugar elegido para conmemorar el Día de la Región. Con la sexta fiesta, se iniciaba una segunda ronda de celebraciones por las diferentes provincias, por riguroso orden alfabético, de la Comunidad Autónoma. En el año 1990 le tocó el turno a la provincia de Ciudad Real, y Tomelloso se vistió de fiesta para distinguir con la Medalla de Oro a ilustres personalidades: el ex-ciclista Federico Martín Bahamontes y el poeta Miguel Alonso “Ramón de Garciasol”. Asimismo, se premió por vez primera a un colectivo, las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul.

Al margen del Día de la Región, 1991 fue un año especial, ya que Castilla-La Mancha celebraba los diez años del Estatuto, por haber sido el 3 de diciembre de 1981 el histórico momento en que la asamblea mixta de parlamentarios y diputados de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha aprobó en Alarcón el proyecto de nuestra norma básica. Cuenca repitió celebración del Día de la Región aquel año, un día pasado por agua, en el que se premió con la máxima distinción de la Comunidad Autónoma al presidente regional, José María Barreda Fontes, el Museo de Arte Abstracto de Cuenca y a la Hermandad de Donantes de Sangre de Castilla-La Mancha.

 

Este año 2009 el acto institucional con motivo del Día de Castilla-La Mancha vuelve a celebrarse en la capital regional, Toledo, como se hizo desde 1993 a 1997.

 

 

El año de las Olimpiadas de Barcelona y de la Exposición Universal de Sevilla, Sigüenza (Guadalajara) fue el lugar elegido para celebrar el Día de Castilla-La Mancha por todo lo alto. Un año más tarde, las Medallas de Oro de la región de 1993 se otorgaron a Francisco Nieva, Rafael Morales Casas, Gustavo Torner de la Fuente y a la Asamblea de Cruz Roja en Castilla-La Mancha en un acto celebrado en Toledo, al igual que ocurrió en 1994. Y es que desde 1993 y hasta 1997 se celebraron, siempre en la capital regional, sencillos actos institucionales para conmemorar el nacimiento de Castilla-La Mancha como Comunidad Autónoma. Este cambio se produjo el año en que se celebró el décimo aniversario de la constitución de las Cortes, fecha en la que se quiso dar un giro a esta celebración al considerar que ya se había asumido un sentimiento regional.

De 1995 a 1997 el Gobierno autonómico concedió la Medalla de Oro de la Región a Manuel López Villaseñor (1995), al ex presidente de las Cortes regionales Fernando López Carrasco (1996) y al director de cine manchego más universal, Pedro Almodóvar, que recibió la distinción en 1997.

A partir del año 1993 se empezó a entregar también la Placa al Mérito Regional. Desde entonces hasta el año 2008 han sido 129 las personas, instituciones, empresas, colectivos, asociaciones o instituciones de Castilla-La Mancha que han recibido este reconocimiento.

El Gran Teatro de Manzanares se engalanó el 31 de mayo de 1998 para conmemorar el quince aniversario de las primeras Cortes de Castilla-La Mancha. En este acto, el Príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón, y el pintor oscense afincado en Cuenca Antonio Saura recibieron la Medalla de Oro de la Región. El poeta y escritor ciudadrealeño Antonio Gala fue reconocido en 1999 con la Medalla de Oro de la Región en un acto multitudinario celebrado en Villarrobledo (Albacete).

Las nuevas tecnologías han ido cobrando protagonismo según avanzaban los años en la programación de los actos de cada 31 de mayo.

Foto: Carlos Moreno

 

El cambio de Siglo

Un año antes, con la llegada del nuevo milenio, el acto institucional para celebrar la fiesta de todos los castellanomanchegos tuvo lugar en la toledana Iglesia de San Pedro Mártir. En aquella ocasión, la máxima distinción regional se entregó, a título póstumo, al presidente del ente preautonómico Antonio Fernández-Galiano y a quien por aquel entonces ejercía como arzobispo de Oviedo, Gabino Díaz Merchán.

José Luis Cuerda recibió en Puertollano el año 2001 su Medalla de Oro de Castilla-La Mancha, mientras que la sede del Día de la Región en 2002 se trasladó a Talavera de la Reina (Toledo), donde se reconoció a Rafael Canogar y a Gonzalo Payo con la máxima distinción regional, dejando patente la talla y prestigio artístico del pintor toledano y los méritos del destacado político castellano-manchego presidente pre-autonómico de la región en 1982.

La fiesta para celebrar los 20 años de autonomía política de Castilla-La Mancha se celebró en Tarancón (Cuenca) en 2003, año en el que el Comité de Representantes de Minusválidos de Castilla-La Mancha (CERMI) fue galardonado con el máximo reconocimiento regional, al igual que el arzobispo emérito de Toledo y primado de España Marcelo González Martín, quien recibió la distinción en otro acto celebrado con anterioridad al institucional.

En 2004 le tocó de nuevo el turno a la ciudad de Guadalajara que se engalanó para acoger, en el Auditorio Buero Vallejo, a los invitados que acudieron al acto institucional del Día de la Región, durante el que fue distinguido con la Medalla de Oro de Castilla-La Mancha el ex presidente autonómico José Bono. En el marco del acto institucional celebrado en el Auditorio de Valdepeñas, en 2005, el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, entregó la Medalla de Oro de la Región a Félix Grande Lara, tomellosero por los cuatro costados y galardonado en 2004 con el Premio Nacional de las Letras.

 

Los actos más recientes

La lluvia fue una de las protagonistas en el acto institucional celebrado en Hellín (Albacete) en 2006, donde el presidente regional tuvo emotivas palabras para los galardonados con la Medalla de Oro. En primer lugar, mencionó al Servicio de Extinción de Incendios, a los fallecidos en el incendio de La Riba de Saelices (Guadalajara) y al superviviente de este fatal accidente, para los que, desde la memoria agradecida y dolorida, pidió un aplauso de cariño y respeto. Asimismo, tuvo palabras para el biólogo hellinero Juan Carlos Izpisúa y el ex rector de la Universidad de Castilla-La Mancha Luís Arroyo, que también recibieron el máximo reconocimiento de la Comunidad Autónoma aquel año.

El presidente regional, José María Barreda, posando en varias ediciones con las personas e instituciones galardonadas en pasadas ediciones del Día de la Región.

Foto: Yolanda Soria / Pino Fontelos

El 31 de mayo de 2007 en Quintanar de la Orden (Toledo) fueron premiados con la Medalla de Oro de la Región el rector de la Universidad de Alcalá de Henares, Virgilio Zapatero, y el filósofo toledano José Antonio Marina. A título póstumo recibieron este reconocimiento el arquitecto Miguel Fisac, el humorista José Luis Coll y el filólogo Tomás Navarro Tomás. Por otra parte, el Gobierno regional concedió, por primera vez, los títulos de Hijo Adoptivo e Hijo Predilecto de Castilla-La Mancha al el periodista y escritor Manu Leguineche y al poeta José Corredor Matheos, respectivamente.

Foto: Yolanda Soria / Pino Fontelos

 

La última edición, en Las Pedroñeras (Cuenca)
 

“80 años os contemplan”. Así comenzó Sara Montiel su discurso de agradecimiento el año pasado en Las Pedroñeras (Cuenca) tras recibir la Medalla de Oro de Castilla-La Mancha. El ex jefe del Estado Mayor de la Defensa Félix Sanz Roldán y el ex presidente del Congreso de los Diputados Manuel Marín fueron también galardonados con el máximo reconocimiento regional, en el marco del acto institucional con motivo del Día de la Comunidad Autónoma. En aquella ocasión el hijo de Félix Sanz recogió el galardón de su padre, quien no pudo acudir a causa de las inclemencias meteorológicas.

María Antonia Abad Fernández (Sara Montiel), natural de Campo de Criptana (Ciudad Real), fue reconocida por “su pasión por España y por ser la mejor embajadora de la Comunidad Autónoma en todo el mundo”, tal y como recoge el decreto aprobado en el Consejo de Gobierno por el que se le concede la Medalla de Oro.

 Por “su servicio a España, por contribuir a la seguridad colectiva y por extender su servicio en defensa de la paz” recibió su Medalla Félix Sanz Roldán, natural de Uclés (Cuenca), mientras que Manuel Marín, natural de Ciudad Real, como recoge el Decreto del Consejo de Gobierno, recogió la distinción por dejar “una profunda huella política y por su espíritu quijotesco”.

Además de la concesión de las Medallas de Oro, en el acto celebrado en Las Pedroñeras se nombró “Hijo Adoptivo de Castilla-La Mancha” al profesor e investigador Manuel Criado del Val, e “Hijo Predilecto” al pintor Carlos Santiesteban.

En total, el Gobierno de Castilla-La Mancha organizó más de un centenar de actividades para celebrar el vigésimo quinto Día de la Región. Conciertos, talleres, exposiciones, espectáculos, un Mercado del Quijote y una comida popular fueron algunos de los actos programados el pasado año.


E.D.

 

Medallas de Oro de Castilla-La Mancha

Foto: Yolanda Soria / Pino Fontelos

1986
Su Majestad el Rey Don Juan Carlos
I José María Maravall
Antonio López

1988

Antonio Buero Vallejo
Javier Malagón Barceló
Gregorio Prieto
Pedro Mercedes Sánchez

1990

Federico Martín Bahamontes
Miguel Alonso “Ramón de Garciasol”
Las Hijas de la Caridad de San
Vicente de Paul

1991

José María Barreda Fontes
Museo de Arte Abstracto de Cuenca
Hermandad de Donantes de Sangre
de Castilla-La Mancha

1993

Francisco Nieva
Rafael Morales Casas
Gustavo Torner de la Fuente
Asamblea de Cruz Roja en Castilla-
La Mancha

1995

Manuel López Villaseñor

1996

Fernando López Carrasco

1997

Pedro Almodóvar

1998

Príncipe de Asturias, Don Felipe de
Borbón
Antonio Saura
1999
Antonio Gala

2000

Antonio Fernández-Galiano
Gabino Díaz Merchán

2001

José Luis Cuerda

2002

Rafael Canogar
Gonzalo Payo

2003

Comité de Representantes de
Minusválidos de Castilla-La Mancha
(CERMI)
Marcelo González Martín

2004

José Bono

2005

Félix Grande Lara

2006

Servicio de Extinción de Incendios de
Castilla-La Mancha
Los 11 fallecidos y el superviviente
del incendio de La Riba de Saelices
Juan Carlos Izpisúa
Luís Arroyo

2007

Virgilio Zapatero
José Antonio Marina
José Luis Coll
Miguel Fisac
Tomás Navarro Tomás

2008

Sara Montiel
Félix Sanz Roldán
Manuel Marín