Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail
[ IV CENTENARIO DE LA PUBLICACIÓN DE EL QUIJOTE ]

TRAS LAS HUELLAS DEL INGENIOSO HIDALGO DE LA MANCHA

 

Para conmemorar los 400 años de la publicación de la primera edición de El Quijote, Castilla-La Mancha contará con la implicación del Gobierno regional y de una Fundación, donde también podrán colaborar las empresas privadas. El IV Centenario del Ingenioso Hidalgo de la Mancha también servirá para la promoción turística de la región y un reconocimiento a una figura literaria vinculada a la historia y las tradiciones de muchos de nuestros pueblos.

El presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, con una edición de El Quijote en sus manos, junto al vicepresidente regional, José María Barreda, el consejero de Educación y Cultura, José Valverde y la consejera de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo.

Foto:
ALVARO RUIZ

Castilla-La Mancha liderará la celebración del IV Centenario de la primera edición de El Quijote, según ha anunciado recientemente el presidente del Gobierno regional, José Bono. El Consejo de Gobierno ha aprobado el proyecto de Ley que regulará la organización de los actos que acompañarán este 400 aniversario de la publicación de uno de los libros más importantes de la literatura universal.

"El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha" forma parte del patrimonio cedido a la Humanidad por Miguel de Cervantes y "el Gobierno regional ha querido dar a la celebración del Centenario una dimensión universal, abierta a todos y fuera de cualquier intento de exclusividad", según palabras de José Bono.

"Como territorio y casa de Don Quijote, tenemos la obligación y la responsabilidad de organizar la celebración del Centenario", ha manifestado el presidente castellano-manchego, quién ha explicado que Castilla-La Mancha aprovechará este evento para hacer del personaje creado por Cervantes, su marca y símbolo de identidad.

El proyecto de Ley para celebrar en el año 2005, los 400 años de vida de Don Quijote y que será remitido a las Cortes regionales, contempla la creación de una Fundación y de una Comisión organizadora que se creará al efecto y donde podrán participar empresas privadas que podrán beneficiarse de exenciones fiscales. Además de congresos literarios en torno a Don Quijote y todo un amplio debate social sobre la dimensión de esta obra cervantina, el Gobierno de Castilla-La Mancha negociará con la ONU la creación de un premio internacional para distinguir los valores encarnados en el Ingenioso Hidalgo de la Mancha y la elaboración de una edición especial de la novela con motivo de este cumpleaños tan especial.

 
 

Participación y promoción
 

Los molinos de viento de Consuegra (Toledo) o Campo de Criptana (Ciudad Real) son memoria viva del episodio más universal de Don Quijote de la Mancha.

Foto: ANTONIO REAL

El presidente regional, José Bono, ha hecho un llamamiento a la participación "abierta y universal" y ha anunciado que ha remitido una carta al presidente del Gobierno, José María Aznar, para invitar al Ejecutivo central a colaborar en este importante evento.

Esta celebración de la figura de Don Quijote será aprovechada para la promoción turística, empresarial, exterior, cultural, de cooperación y para la presentación y comercialización de los productos típicos de Castilla-La Mancha.

El vicepresidente regional, José María Barreda ha señalado que uno de los objetivos que persigue este Centenario es "recordar al mundo que La Mancha existe, que es la comarca natural más extensa de Castilla-La Mancha y que no fue fruto de la imaginación de Cervantes". Con esta intención, José María Barreda ha señalado que la Junta de Comunidades va a promocionar La Mancha como nunca se ha hecho hasta ahora y va a aprovechar el aniversario como pretexto para publicitar Castilla-La Mancha en todos los ámbitos.

Según el vicepresidente del Ejecutivo castellano-manchego, los actos pretenden perdurar más allá de 2005 y no se circunscribirán sólo a la celebración literaria, sino que tendrán "una gran repercusión económica y constituirán una auténtica rampa de lanzamiento para Castilla-La Mancha".

De momento, el Gobierno regional ha aportado 18 millones de euros, un presupuesto que será muy superior con la implicación de las aportaciones privadas, principalmente de carácter empresarial.

 
 

Un rincón universal dedicado a El Quijote
 

También en El Toboso encontramos el Museo de Dulcinea, un rincón que nos hace retroceder en el tiempo

FOTO: .JUAN CARLOS GONZÁLEZ

Un lugar que centrará la atención en los actos del Centenario de El Quijote será El Toboso (Toledo), presunto pueblo donde residía Dulcinea y donde se encaminó el protagonista de la novela en su tercera salida. Allí se encuentra el Centro Cervantino, ubicado en la Casa de la Cultura de esta localidad toledana.

En su interior está el Museo de los Quijotes, el cual abrió sus puertas en 1983 y que actualmente tiene más de 300 ediciones de la obra escritas en 37 lenguas diferentes. Algunas de ellas están firmadas y dedicadas por personajes ilustres del mundo de la política, la cultura o las artes. Entre las obras se encuentran un Quijote firmado por el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono. Otro signado por el General Franco, ediciones tan valiosas como la de Bruselas en 1706, la de Amberes de 1719, un facsímil de la primera edición de Juan de la Cuesta en 1605, o una reimpresión en inglés traducida por Shelton.

También hay otros Quijotes en los que prima, por su hermosura, las ilustraciones. En este centro se encuentran ediciones con la gran imaginación de Gustavo Doré, o la que en 1969 se hizo con las geniales disposiciones de Gregorio Prieto, pintor manchego de gran prestigio. Por supuesto está la que Salvador Dalí ilustró con sus visiones oníricas y otra obra muy reciente suscrita por Saura.

Otros personajes también han colaborado con este lugar, aportando sus gustos literarios algo peculiares como El Anillo de los Nibelungos, que mandó Adolf Hitler y El Libro Verde de Muhamar el Gadaffi.

Esta gran colección de Quijotes surgió en 1927, cuando el alcalde de aquella época, Jaime Martínez-Pantoja, se le ocurrió pedir a cada embajador destacado en España, una edición de cada país respectivo, con la firma del propio embajador, del presidente, el rey o el primer mandatario.
En el Centro Cervantino también se encuentran, estampas, cartas o curiosidades relacionadas con el mundo del hombre de la triste figura, como lo describe en varias ocasiones el propio Cervantes.

 
 

Las huellas "vivas" de Don Quijote
 

La arquitectura castellano-manchega de blancas fachadas con toques de añil, está reflejada en la obra de Cervantes y es elemento del patrimonio "quijotesco".

Foto: VICTORIA MONTAÑÉS

Otros puntos de nuestra geografía que también cobrarán interés con el IV Centenario de El Quijote serán: Argamasilla de Alba, donde supuestamente comenzó a escribir Cervantes la novela en la cueva de la familia Medrano o Campo de Calatrava, localidad ciudadrealeña que tubo 34 molinos de viento y posiblemente fuese el lugar elegido por Cervantes para crear el famoso episodio del enfrentamiento con los gigantes.

La Venta del Quijote en Puerto Lápice, Almodóvar del Campo, las sierras de Calatrava y Puertollano, -junto a Sierra Morena-, Valdepeñas, -capital del vino y de la tinaja en Castilla-La Mancha, y que en varios relatos aparece-, las Lagunas de Ruidera, donde el Ingenioso Hidalgo conoció al caballero Durandarte en las entrañas de la cueva de Montesinos, Belmonte, lugar escogido para el enfrentamiento entre Don Quijote y el caballero del Bosque, -que no era otro que el bachiller Sansón Carrasco-, Toledo, Cuenca, Esquivias, donde aún permanece el acta de la boda de Cervantes con Catalina de Salazar o su mirador cervantino, paraje ubicado en La Sagra toledana, junto a la Autovía 401 y otros muchos puntos de la geografía castellano-manchega con gran interés turístico, muy relacionados con esta obra tan importante para la historia de la literatura y para Castilla-La Mancha.

El Quijote, no es sólo un símbolo para esta Comunidad Autónoma, sino un personaje muy vinculado a las tradiciones, la gastronomía, la cultura y las artes de muchos pueblos y lugares que deben su interés a la gran inspiración que tuvo Miguel de Cervantes Saavedra.



 
 
Fernando Miranda