Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail

SI AL CONSUMO RESPONSABLE, NO AL SOBREENDEUDAMIENTO
 

La sociedad de consumo ha crecido de manera vertiginosa y el ciudadano se enfrenta a la encrucijada de realizar compras de cualquier tipo en la vida diaria, muchas de las cuales por innecesarias nos conducen a una espiral consumista.
 

Los castellano-manchegos estamos suficientemente protegidos y salvaguardados frente a prácticas abusivas por parte de vendedores, existen mecanismos de arbitraje en operaciones de compra-venta que provocan conflictos, una legislación que garantiza nuestras adquisiciones , Oficinas de Información al Consumidor que tramitan y dan a conocer los derechos y obligaciones de los ciudadanos o campañas de promoción y publicidad que informan y previenen de posibles perjuicios a los usuarios . La Administración regional a lo largo de estos años ha puesto en marcha diferentes actuaciones tendentes a defender e informar a los consumidores sobre sus derechos, obligaciones o intervenir ante situaciones en conflicto, al tiempo que también ha apoyado y promovido la creación de organizaciones de consumidores.

En los últimos meses la Administración autonómica está trabajando en algunos de los problemas más importantes que tiene el ciudadano como es el sobreendeudamiento o la compra compulsiva que ha generado un nuevo modo de adicción .

El sobreendeudamiento se ha convertido en un problema social de primer orden que está ocasionando auténticas dificultades para hacerse cargo de deudas pendientes a familias o a título individual . Nuevos hábitos de consumo, ofertas atractivas, facilidades de financiación y precios elevados de la vivienda, están llevando a muchos ciudadanos a acumular deudas que no satisfacen y provocan situaciones que pueden poner en peligro una parte de la economía nacional, según afirman los expertos avalados por distintos informes de entidades bancarias y estudios de instituciones oficiales. Por otro lado, desde la Administración regional se está actuando en la prevención del consumo compulsivo o la adicción impulsiva a las compras que comienza a ser un problema social y que induce a numerosas familias a contraer deudas difíciles de saldar.

Las campañas divulgativas sobre las garantías que tenemos en la compra de bienes, el aumento de las asociaciones que contribuyen a difundir mensajes beneficiosos para los usuarios, la progresiva implantación del denominado comercio justo y las distintas normativas que se han establecido por parte de la Administración regional para una mayor y mejor formación del consumidor, son algunas de las iniciativas con las que contamos los consumidores castellano-manchegos para llevar a cabo un consumo responsable.