Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail
[ 500 millones de euros más para mejorar la vida de los ciudadanos ]

 

El nuevo modelo de financiación autonómica beneficia a la región

 

Sí por responsabilidad. Sí porque se trataba de defender los intereses de los castellano-manchegos. Sí porque vamos a tener más recursos. Sí porque va a garantizar mejor la igualdad. Sí porque se van a calcular mejor nuestras necesidades de financiación. Sí porque supone más suficiencia financiera y más corresponsabilidad fiscal. Sí porque va a dar más estabilidad a los recursos financieros de Castilla-La Mancha. Por éstas razones, el Gobierno de José María Barreda ha votado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera a favor del nuevo modelo de financiación autonómica propuesto por el Gobierno de España.

Foto: Roberto Carmona

Unos 500 millones de euros más para dedicarlos íntegramente a los ciudadanos mejorando la prestación de servicios esenciales: Educación, Sanidad y Servicios Sociales. Eso supone para Castilla-La Mancha el nuevo modelo de financiación autonómica propuesto por el Gobierno de España, según ha manifestado el presidente regional, José María Barreda, quien ha admitido sentirse “satisfecho” tanto por la filosofía del nuevo modelo, como por el sistema en sí, ya que contiene más recursos para todas las Comunidades Autónomas españolas.

Respecto a los beneficios que supone para nuestra región, el presidente Barreda ha destacado que se haya asumido el Fondo de Convergencia, cuyo objetivo es reducir diferencias entre las Comunidades Autónomas, o que se hayan tenido en cuenta variables que benefician a Castilla-La Mancha, tales como el incremento poblacional, la población joven o la baja densidad poblacional.

Del mismo modo, el presidente autonómico valoró de forma positiva el “dinamismo” del nuevo modelo de financiación, que se revisará anualmente, lo que permite una adaptación a las nuevas posibilidades que se vayan presentando.

“Los criterios con los que se ha objetivado el nuevo sistema son razonables y le vienen bien a Castilla-La Mancha”, ha destacado el presidente de la región, José María Barreda, que ha pedido altura de miras más allá de coloraciones políticas. “No hay Comunidades Autónomas del PP o del PSOE. Yo soy el presidente de todos los castellano-manchegos y Castilla-La Mancha no tiene coloración ideológica monocolor. Es felizmente plural y diversa como debe ser en democracia y yo eso no lo olvido nunca”, destacó José María Barreda, tras dar a conocer las claves de este nuevo modelo de financiación.
 

 

Las líneas básicas del nuevo modelo de financiación

 

Según el nuevo modelo de financiación autonómica, Castilla-La Mancha va a tener más recursos para la  Sanidad, la  Educación y los Servicios Sociales, ha afirmado el presidente Barreda.

Foto: Álvaro Ruiz


La financiación autonómica se traduce en los recursos que reciben las Comunidades Autónomas para ejercer todas las competencias que tienen transferidas. El Gobierno de España ha presentado un nuevo modelo de financiación autonómica que supone una reforma en profundidad del sistema anterior y se estructura en torno a tres bloques: un fondo para financiar los servicios fundamentales, otro para sufragar el resto de competencias transferidas y un tercero para favorecer la convergencia entre Comunidades Autónomas.

El primero de ellos es el “Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Fundamentales”, que nace de una bolsa común generada a partir del 75 por ciento de los recursos tributarios que se recaudan en las Comunidades Autónomas españolas, cantidad a la que el Estado añade otro 5 por ciento. Esta cuantía se distribuye entre las regiones en función de sus necesidades de financiación. Para calcular las de cada Comunidad la variable fundamental a tener en cuenta es el número de habitantes, que se ajusta incorporando otros factores.

Así, se tiene en cuenta la población sanitaria protegida estableciéndose hasta siete grupos de edad, ya que para el sistema sanitario no es igual el coste de una persona mayor que la de un joven. A este respecto, una de las novedades del modelo de financiación es la incorporación del grupo de población que va de los 0 a los 16 años, es decir, las personas en edad escolar. La población mayor de 65 años, la extensión del territorio, la dispersión de la población en el territorio y la insularidad han sido el resto de factores que ajustan la población y que han sido tenidos en cuenta a la hora de distribuir este Fondo de Garantía entre las Comunidades Autónomas, que supone el 80 por ciento de la financiación que cada una de ellas va a recibir.

Como explica la vicepresidenta y consejera de Economía y Hacienda de Castilla-La Mancha, María Luisa Araújo, este montante económico “se entiende que va destinado a financiar la educación, la sanidad y los servicios sociales, porque no hay que olvidar que las Comunidades somos autónomas y por tanto libres para decidir en qué empleamos la financiación que recibimos del Estado”. Aún así, a través de este nuevo modelo el Estado garantiza que, en términos de población ajustada, “todos vamos a recibir lo mismo para poder prestar los servicios fundamentales a los ciudadanos en todo el territorio español y en las mismas condiciones”.

Este Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Fundamentales incorpora dos apartados importantes, uno de ellos a sugerencia de Castilla-La Mancha. Se trata de un fondo destinado a compensar la elevada dispersión de la población. El otro está dedicado a compensar a las regiones que tienen una baja densidad de población.

Por utilizarse el criterio de la baja densidad, el de dispersión poblacional e incorporarse el grupo de edad de 0 a 16 años, este Fondo de Garantía beneficia particularmente a Castilla-La Mancha.


 

El Fondo de Suficiencia Global y el Fondo de Convergencia

 

El segundo de los tres fondos, el de Suficiencia Global, representa el 16,5 por ciento de lo que van a recibir las Comunidades Autónomas y se destina a financiar el resto de competencias transferidas a las regiones, como pueden ser las políticas activas de empleo, la ordenación del territorio, la agricultura y los incentivos a la inversión empresarial, entre otras. Este fondo se calcula a partir del 25 por ciento de los recursos tributarios de la región que no se destinan al Fondo de Garantía de los Servicios y evoluciona en función de los ingresos del Estado.

El tercero de los fondos que incluye el nuevo sistema de financiación autonómica propuesto por el Gobierno de España supone el 3,5 por ciento del total y se crea a partir de una sugerencia propuesta en el Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha. Nos referimos al Fondo de Convergencia, creado con dos objetivos: acercar la financiación per cápita a la media y favorecer a las Comunidades con una renta per cápita inferior a la media para ayudarlas a culminar el proceso de convergencia y desarrollo.

Respecto al primer objetivo, ahora mismo hay una horquilla amplia entre la financiación per cápita de la Comunidad Autónoma que está en mejor posición y la de la región en peor posición y lo que pretende el Gobierno de España con la creación de este fondo es acortar esa diferencia. En este sentido, “Castilla-La Mancha se situaba por encima de la financiación per cápita media en el actual sistema de financiación y seguirá estándolo después”, asegura María Luisa Araújo.

El incremento de población ha sido una de las variables que han contado a la hora de establecer este modelo de financiación.

Foto: Carlos Moreno


En cuanto al objetivo de favorecer a las regiones con una renta per cápita inferior, se deja ver la influencia de Castilla-La Mancha en la propia literatura del texto del acuerdo de financiación, ya que el Fondo de Convergencia, que garantiza que las regiones que tienen una renta per cápita inferior a la media española puedan obtener recursos adicionales que les permitan culminar ese proceso de convergencia, es también una disposición adicional que figura en el proyecto del nuevo Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha que actualmente se tramita en el Congreso de los Diputados.

Estos tres fondos se nutren a partir de una mayor participación de las Comunidades Autónomas en los ingresos tributarios del Estado. El nuevo sistema dota de mayor autonomía y corresponsabilidad a las regiones mediante una mayor cesión de impuestos: el 50 por ciento del IRPF y el IVA y el 58 por ciento de los impuestos especiales. Por eso, además de favorecer la igualdad, el nuevo sistema incrementa la autonomía financiera de las Comunidades Autónomas.

Además, hablamos de un modelo que se actualizará cada año, con la incorporación de variables como el crecimiento de la población, y que incluye la obligación de efectuar una reforma en profundidad del sistema cada cinco años, para determinar si se ha producido alguna circunstancia que haga que no se ajuste a la realidad o por si algún parámetro no ha funcionado adecuadamente.


 

Nadie pierde, todos ganan y se garantiza la igualdad

 

Esta propuesta de reforma de financiación autonómica permite que ninguna Comunidad Autónoma pierda y todas ganen, porque el Gobierno central pone más recursos en el sistema. Esa es la principal conclusión que saca el Gobierno de José María Barreda del nuevo modelo, al que ha mostrado su apoyo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Otro de los motivos por los que el Ejecutivo autonómico apoya el modelo es “porque profundiza en garantizar la igualdad de todos los españoles en el acceso a los servicios fundamentales”, según Araújo.

“Apoyamos esta reforma porque es buena para Castilla-La Mancha, a esta región le va bien, porque nos da más recursos”, asegura la vicepresidenta económica. En este sentido, el Gobierno regional estima que va a recibir al menos 500 millones de euros más de los que hoy percibe. Pero este modelo no solo es bueno para la región porque garantice más recursos sino porque, a juicio del Gobierno regional, “garantiza la igualdad de los castellano-manchegos en el acceso a estos servicios esenciales”. También este nuevo modelo otorga a la región más suficiencia financiera, porque hace depender los ingresos de los impuestos en mayor medida y otorga más capacidad a la Administración regional para tomar decisiones en materia fiscal.

Además, “calcula mejor nuestras necesidades de financiación”, dice Araújo, con factores como la población, la extensión territorial y la dispersión poblacional. “Sobre todo salimos ganando por las nuevas variables que se incorporan, como el crecimiento de la población, por la incorporación del tramo de edad de 0 a 16 años y por la población mayor, ya que nuestra región tiene un porcentaje de población de más de 65 años por encima de la media”, asegura la vicepresidenta de Castilla-La Mancha.

A Castilla-La Mancha también le va bien el Fondo de Convergencia y el hecho de que en el modelo se tenga en cuenta a la población dependiente y, en concreto, a la población que ha sido valorada y calificada como dependiente. En este sentido, nuestra región ha sido diligente al aplicar la Ley de Dependencia, algo que ahora, en materia de financiación autonómica, nos favorece.

Así, nuestra Comunidad Autónoma absorbe parte importante de los recursos que se van a dedicar a financiar la aplicación de la Ley de Dependencia, siendo una de las Comunidades que mejor está gestionando la aplicación de esta Ley.

 

 

El Gobierno de España ha presentado un nuevo modelo de financiación autonómica que se estructura en torno a tres bloques: un fondo para financiar los servicios fundamentales, otro para sufragar el resto de competencias transferidas y un tercero para favorecer la convergencia entre Comunidades Autónomas.
 

 
 

 

¿Por qué había que reformar el actual sistema de financiación autonómica?

Nuestra región tiene un porcentaje de población de más de 65 años por encima de la media nacional.

Foto: Carlos Moreno

Hace ocho años las Comunidades Autónomas españolas acordaron con el Gobierno central un nuevo sistema de financiación autonómica que nacía con vocación de permanencia. Con el paso de los años, las regiones españolas se dieron cuenta de que era necesaria una reforma, ya que el sistema partía de unos datos de población para 1999, que fueron la variable empleada a la hora de calcular las necesidades de financiación de cada Comunidad Autónoma.

Desde 1999 y hasta 2009, la población en España ha crecido mucho; ahora hay 2,5 millones de españoles más que hace una década, ya que la población en España ha aumentado un 16,1 por ciento. Esta población no ha crecido de forma homogénea en todo el territorio y, así, ha habido Comunidades que han visto cómo sus niveles de población se mantenían estables, mientras que otras, entre las que se encuentra Castilla-La Mancha, han visto crecer su población por encima de la media. En nuestra Comunidad Autónoma hay 353.000 habitantes más de los que había en 1999. Nuestra población ha crecido un 20,5 por ciento.

A este respecto, el diseño del sistema de financiación era rígido y no incorporaba la actualización de esta variable poblacional. Otra cuestión que exigía una reforma era la incorporación de nuevas obligaciones de las Comunidad Autónomas en la prestación de servicios a los ciudadanos, como exige la aplicación de la Ley de la Dependencia, que supone el nacimiento de nuevos derechos, a los que deben dar respuesta las administraciones autonómicas.

La segunda Conferencia de Presidentes Autonómicos, celebrada en 2005, tuvo como objetivo único analizar la mejora del sistema de financiación autonómica, de cara a mejorar la financiación de la sanidad. Así, uno de los acuerdos de esta reunión fue que el Consejo de Política Fiscal y Financiera crease un grupo de trabajo dedicado a analizar la reforma del sistema de financiación autonómica. Por tanto, esta modificación ha sido una demanda de todas las Comunidades Autónomas españolas.

 


Castilla-La Mancha, protagonista en el proceso

 

Sobre el modo de llevar a cabo esta reforma, la vicepresidenta y consejera de Economía y Hacienda de Castilla-La Mancha, María Luisa Araújo, ha explicado que “ha habido diversos foros de participación multilateral”, así como “una parte de negociación bilateral entre el Gobierno de España y cada Comunidad Autónoma”. De este modo, se han celebrado en torno a 100 reuniones, según el Gobierno de España. Araújo ha resaltado que en el proceso de negociación ha habido una novedad respecto a otras negociaciones, ya que “por primera vez en la historia el presidente del Gobierno de España se ha reunido con todos y cada uno de los presidentes de las Comunidades Autónomas para la reforma”.

“Castilla-La Mancha se siente protagonista de este proceso; hemos participado activamente a diferentes niveles”, asegura María Luisa Araújo.

Tras la aprobación del nuevo modelo de financiación autonómica en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, los Gobiernos central y regionales trabajan en la redacción del anteproyecto de ley de modificación de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA), así como de la Ley 21/2001.

El nuevo sistema de financiación autonómica se debe suscribir en la Comisión Mixta Estado-Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha y, hasta que ese momento llegue, el Gobierno de José María Barreda sigue trabajando intensamente para afinar las cifras y sin perder la perspectiva de que lo que debe hacer el sistema de financiación es garantizar la igualdad y los derechos de los todos ciudadanos, y lo que debe hacer el Ejecutivo autonómico es defender los intereses de los castellano-manchegos.


 

 

[ María Luisa Araújo, vicepresidenta y consejera de Economía y Hacienda ]


"Tendremos más dinero hoy y más dinero mañana”

 

Foto: JCCM

¿Cómo explicaría de forma sencilla por qué es bueno para Castilla-La Mancha este sistema de financiación autonómica que ha propuesto el Gobierno de España?
Castilla-La Mancha va a tener más recursos para financiar las competencias que nos han transferido, más recursos para la Sanidad, la Educación, los Servicios Sociales y para desarrollar todas esas competencias que tienen que ver con las políticas activas de empleo, las infraestructuras, las pymes…

Vamos a tener más dinero hoy y cuando calculen el que necesitamos mañana se van a introducir factores que a nosotros nos van bien. Esas cuestiones tienen que ver con el crecimiento del número de habitantes y, a este respecto, somos la segunda Comunidad donde más crece la población. También se va a tener en cuenta la extensión territorial, factor que nos va bien, y se va a considerar la población mayor de 65 años, cuando nosotros tenemos un porcentaje superior a la media. También se va a tener en cuenta a la población de entre 0 y 16 años, variable en la que también estamos por encima de la media. Todas las variables a considerar para calcular el dinero que nos va haciendo falta en el tiempo a Castilla-La Mancha le benefician. Tendremos más dinero hoy y más dinero mañana.

Este nuevo sistema incluye el Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Fundamentales, que prioriza la prestación de servicios de Educación, Sanidad y Servicios Sociales, algo que también está en consonancia con la forma de gobernar del presidente Barreda ¿no es así?
Este modelo de financiación se caracteriza por tratar de conseguir la igualdad de todos los ciudadanos, vivan en la Comunidad Autónoma que vivan, a la hora de acceder a los servicios educativos, sanitarios y sociales. ¿Cómo lo consigue? Dando la misma financiación para la prestación de estos servicios a todas las Comunidades Autónomas utilizando como factor principal el número de habitantes, pero corrigiéndolo con esos otros factores a los que hemos aludido.

De partida, el sistema garantiza la igualdad. Después depende de las decisiones de cada gobierno regional a la hora de definir la cantidad de recursos que dedica a los servicios fundamentales. El sistema garantiza que el 80 por ciento de los recursos los vamos a recibir iguales para cada región; luego cada uno decide si en estos servicios se gasta el 70 o cerca del 90 por ciento, que es lo que hace el Gobierno de Castilla-La Mancha.

También incluye el nuevo modelo un Fondo de Convergencia que parece crearse a partir de una sugerencia propuesta en el Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha…
Un 3,5 por ciento del sistema de financiación viene de la mano de este Fondo de Convergencia, que se inspira en una de las disposiciones de nuestro Estatuto de Autonomía. Busca favorecer a las Comunidades que tienen una renta per cápita inferior a la media para que puedan completar su proceso de desarrollo, pero desde esa perspectiva se garantiza la convergencia de las Comunidades que tienen una financiación per cápita muy alejada de la media.  Se va a trabajar, con este fondo, para que estemos todos más cerca de la media.

Dice usted que CLM se ha sentido protagonista en el proceso de negociación ¿Se han tenido en cuenta muchas de nuestras demandas a la hora de elaborar el nuevo modelo?
Nos sentimos protagonistas porque hemos participado en muchas reuniones y grupos de trabajo; hemos mantenido un buen clima de diálogo con el Gobierno de España. El propio presidente Barreda ha tenido una participación muy activa. En esas reuniones hemos trasladado cuestiones que nos interesaban como el Fondo de Convergencia, factores que corrigen la población como la introducción de la población en edad escolar o el no limitar a una extensión de 50.000 kilómetros cuadrados, como establecía el sistema anterior, el fondo destinado a compensar a las regiones con una baja densidad de población. En algunos de los criterios que sirven para calcular la población ajustada se reconoce la mano de Castilla-La Mancha.

 

E.D.