Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail
[ La Estrategia Regional para el Empleo de las Personas con Discapacidad ]

 

53 millones para garantizar la igualdad de oportunidades en el empleo y la formación

 

El artículo 9 de la Constitución Española ordena a los poderes públicos que remuevan todos los obstáculos que impiden la igualdad real de las personas. Es lo que ha hecho el Gobierno de Castilla-La Mancha con la Estrategia Regional para el Empleo de las Personas con Discapacidad: garantizar la igualdad de oportunidades de las personas con capacidades diferentes en el acceso a la formación y al empleo. Con una inversión de 53,3 millones de euros, el Ejecutivo autonómico apuesta por eliminar discriminaciones sabiendo que el principal vehículo de participación en la sociedad para todos, especialmente para quienes parten de una situación desigual, es el trabajo.

La Estrategia Regional para el Empleo de las Personas con Discapacidad es un compromiso del Gobierno castellano-manchego dirigida a todo el colectivo de personas con diferentes discapacidades, pero centrada sobre todo en las personas que demandan empleo.

 

Foto: Pepe J. Galanes

En Castilla-La Mancha hay 180.500 personas con discapacidad, un 8,45 por ciento de su población total, según la última encuesta del INE sobre esta materia. El 61 por ciento son mujeres (110.300), quienes muchas veces sufren una doble discriminación: por ser mujeres y por tener una discapacidad. El 39 por ciento restante son hombres, llegando a los 70.200.

Si hablamos de la situación laboral de estas personas con capacidades diferentes, diremos que 7.768 de ellos y ellas son demandantes de empleo. Estos ciudadanos tienen prioridad en el marco de la Estrategia diseñada por el Gobierno regional. La mayor parte de estos demandantes de empleo tienen una discapacidad física (más del 73 por ciento), aunque otro 15 por ciento tiene una discapacidad psíquica y las personas demandantes de empleo con una discapacidad sensorial aglutinan algo más del 10 por ciento del total. Además, las personas con una discapacidad referida al lenguaje suman el 0,73 por ciento de estos demandantes de empleo.

La Estrategia Regional para el Empleo de las Personas con Discapacidad es un compromiso que el Gobierno del presidente Barreda asumió en el Pacto por el Crecimiento, la Consolidación y la Calidad en el Empleo y es también una prioridad en la agenda política del Ejecutivo autonómico. Está dirigida a todo el colectivo de personas con capacidades diferentes, pero está focalizada sobre esas 7.768 que demandan empleo.

Se trata de un esfuerzo compartido y un objetivo que es el de todos, puesto que el Gobierno castellano-manchego ha contado para la elaboración de esta Estrategia con la colaboración de las organizaciones de personas con discapacidad como el CERMI y también de los Centros Especiales de Empleo. Sindicatos y empresarios han sido además colaboradores en la elaboración de esta Estrategia, un esfuerzo compartido y común de la sociedad castellano-manchega para garantizar la igualdad de oportunidades real y efectiva de las personas con discapacidad en el acceso a la formación y al empleo.

 

 

Ocho ejes de actuación y dos objetivos generales

 

El primer eje de la actuación recogida en la Estrategia es la formación y la cualificación de las personas con discapacidad, puesto que sin formación en igualdad de oportunidades no puede haber empleo en igualdad de condiciones.

 

Foto: Pepe J. Galanes

Incrementar las tasas de actividad y ocupación de las personas con discapacidad, así como su inserción sociolaboral en el mercado de trabajo es uno de los objetivos fundamentales que se quiere lograr con la Estrategia Regional. El otro gran fin es aumentar la calidad en el empleo de estas personas. Este trabajo lleva implícito un compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha para combatir toda discriminación que sufran las personas con capacidades diferentes en el acceso a la formación y el empleo. Son un total de ocho los ejes de actuación previstos en esta Estrategia, que cuenta con 54 medidas concretas, para las que se ha previsto una inversión de 53,5 millones de euros.

El primer eje de actuación es la orientación, la formación y la cualificación de las personas con discapacidad, puesto que sin formación en igualdad de oportunidades no puede haber empleo en igualdad de condiciones. A las medidas contempladas en este apartado, el Gobierno de José María Barreda destinará en los próximos tres años un total de siete millones de euros.

Entre las actuaciones previstas en este bloque destaca la reserva, por parte del Servicio Público de Empleo de Castilla-La Mancha (SEPECAM), de un porcentaje de actuaciones para que las personas con capacidades distintas tengan prioridad en el acceso, tanto a los planes de formación para el empleo, como a los planes de empleo del Gobierno. Además, se va a crear un registro de empresas accesibles, para que las personas con discapacidad que realizan acciones formativas puedan realizar prácticas en estas compañías, de modo que mejoren sus posibilidades futuras de acceso al empleo.

 

 

 

Incrementar las tasas de actividad y ocupación de las personas con discapacidad es uno de los principales objetivos de la Estrategia Regional.
 

 
 


Por otra parte, el segundo bloque de actuaciones previstas en la Estrategia tiene que ver con el apoyo al empleo protegido y a los 96 Centros Especiales de Empleo que hoy existen en la región y dan ocupación a más de 1.800 personas con discapacidad, en la gran mayoría de los casos mediante contratos estables y de calidad. A este respecto, el Gobierno regional ha invertido en 2009 más de 9,8 millones de euros en los Centros Especiales de Empleo, un esfuerzo que en el marco de esta Estrategia se intensificará hasta sumar más del 53 por ciento de su inversión total. Esto supone algo más de 28 millones de euros destinados a garantizar el empleo de las personas con discapacidad.

En este punto, el Gobierno que preside José María Barreda concederá ayudas a los Centros Especiales de Empleo a fin de mejorar su liquidez económica. Asimismo, se creará un espacio específico en la página web de la Consejería de Trabajo y Empleo para que la gente conozca estos centros y para que las empresas ordinarias sepan de las posibilidades que estos Centros Especiales ofrecen.

 

 

Caminar desde el empleo protegido al empleo normalizado


Las actividades destinadas al tránsito del empleo protegido al empleo ordinario conforman el tercer eje de actuación, al que se destinará un total de 2,5 millones de euros de 2009 a 2011. En este marco, el Gobierno regional reforzará los enclaves laborales que existen en la Comunidad Autónoma. Se trata de contratos entre empresas ordinarias y Centros Especiales de Empleo que hacen posible que los trabajadores de los Centros Especiales se desplacen a la empresa ordinaria para realizar un servicio o desempeñar una actividad productiva. La finalidad de estos enclaves va más allá de garantizar el empleo de la persona con discapacidad, sino que además la empresa ordinaria puede con este sistema conocer las capacidades diferentes con las que cuentan estos trabajadores, de cara a que sean contratados finalmente por dicha empresa.

Foto: Pepe J. Galanes

El Ejecutivo autonómico fomentará también el empleo con apoyo, en el que se ha venido trabajando a través de dos proyectos en la provincia de Toledo que han permitido la contratación de personas con discapacidad. Con estas actuaciones se refuerza la capacidad de adaptación de la persona con discapacidad en el empleo ordinario, a través de un preparador que permanece junto a ese trabajador, de modo que pueda adaptarse lo mejor posible a su nuevo puesto en la empresa ordinaria.

Entre las actuaciones previstas figuran el apoyo al empleo protegido y a los 96 Centros Especiales de Empleo que hoy existen en la región.

 

Foto: Luís S. Vizcaíno

Los tres ejes de actuación anteriores desembocan en las medidas de integración de las personas con capacidades diferentes en el empleo ordinario, que a su vez conforman el cuarto eje de actuaciones, a las que el Ejecutivo castellano-manchego destinará 8,8 millones de euros. En este punto, se subvencionará la contratación estable de las personas con discapacidad en las empresas ordinarias con ayudas más altas de las que habitualmente se otorgan para contratar a personas que no tienen discapacidad. Hasta hoy, un total de 350 trabajadores con discapacidad están trabajando en empresas ordinarias, a través de este sistema, al que el Ejecutivo ha destinado más de 2 millones de euros.

Asimismo, se pondrá en marcha una campaña de sensibilización y estímulo para que las empresas de la región que tengan en su plantilla a más de 50 trabajadores cumplan la cuota obligatoria de reserva de trabajo del 2 por ciento para trabajadores con discapacidad que marca la normativa estatal.

 

 

Seguridad y Salud Laboral para todos

 

El presidente Barreda en la presentación de la Estrategia Regional para el Empleo de las Personas con Discapacidad.

 

Foto: Yolanda Soria

La Seguridad y la Salud Laboral son cuestiones que se tratan en el quinto eje de actuación, algo novedoso en una estrategia de empleo para personas con discapacidad. A estas iniciativas se destinarán 4,3 millones de euros. Así, se han previsto subvenciones para que las empresas ordinarias adapten puestos de trabajo a las necesidades de las personas con discapacidad, y se van a impulsar los servicios de prevención mancomunados, con la idea de que trabajen junto a las empresas de cara a la elaboración de planes de prevención de riesgos laborales adaptados a las necesidades de salud y seguridad laboral de estos trabajadores con diferentes capacidades.

Va a ponerse en marcha una campaña de sensibilización y estímulo para que las empresas de la región que tengan en su plantilla a más de 50 trabajadores, cumplan la cuota obligatoria de reserva de trabajo del 2 por ciento para trabajadores con discapacidad.

 

Foto: Luís S. Vizcaíno

El sexto bloque de medidas engloba las que tienen que ver con las relaciones laborales. En este sentido, el Gobierno regional se compromete a favorecer la aplicación de los derechos colectivos de los trabajadores en los Centros Especiales de Empleo, fundamentalmente el derecho a su representación sindical y a la negociación colectiva. Por otra parte, el Ejecutivo castellano-manchego se propone difundir en la negociación colectiva de las empresas ordinarias unas cláusulas de adaptación de puestos de trabajo, de clasificaciones profesionales o de procesos de selección para facilitar que los trabajadores con discapacidad puedan integrarse en el mercado de trabajo.

En séptimo lugar aparece un aspecto totalmente novedoso dedicado a la responsabilidad social de las empresas, de modo que se trabaje para acabar con la creencia de que la responsabilidad social es una política de grandes corporaciones empresariales y no de Pymes. Así, en Castilla-La Mancha se apoyará la inclusión de la discapacidad en los códigos éticos de buen gobierno de las empresas de la región, así como se incentivará que la discapacidad se integre en las políticas de gestión de la actividad empresarial, de modo que se convierta en un elemento transversal que impregne las políticas de la organización empresarial.

Aumentar la calidad en el empleo es otra de las finalidades de la Estrategia Regional para el Empleo de las personas con Discapacidad.

 

Foto: Luís S. Vizcaíno

Por otra parte, más de 2,2 millones de euros se destinarán al fomento del autoempleo, del espíritu emprendedor de las personas con capacidades diferentes. A este respecto, en la actualidad hay 3.800 personas con discapacidad que son empresarios autónomos en la región. Entre las medidas previstas destaca el hecho de que siempre tendrán prioridad frente a otras iniciativas los proyectos empresariales de trabajo autónomo presentados por personas con discapacidad. Además, los de este colectivo contarán con ayudas más altas que los proyectos que aporten personas sin discapacidad.
 

 

E.D.
 
 

 

 

 
[ Entrevista a María Luz Rodríguez, consejera de Trabajo y Empleo ]

 

"Las personas con discapacidad tienen mucho que aportar al mundo productivo"

 

 

María Luz Rodríguez, consejera de Trabajo y Empleo.

 ¿Cuáles son los objetivos con los que se ha creado esta Estrategia?
Hay dos objetivos fundamentales: el primero de ellos es elevar las tasas de actividad y de empleo de las personas con discapacidad. El segundo objetivo es lograr la reinserción laboral de las personas con discapacidad. La Estrategia es un compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha para combatir la discriminación que muchas veces sufren las personas con discapacidad. Con esta Estrategia tratamos de garantizar la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad en el acceso al empleo y a la formación.

¿Cuáles son las señas de identidad de esta estrategia?
La Estrategia se desarrolla a través de 54 medidas que se agrupan en ocho ejes de actuación. Estos ejes están ordenados de manera que vamos siguiendo los pasos que, a su vez, debe ir siguiendo la persona con discapacidad para llegar al empleo normalizado en la empresa ordinaria. La Estrategia supone una inversión de 54 millones de euros por parte del Gobierno del presidente Barreda.
En Castilla-La Mancha hay más de 180.000 personas con discapacidad, representan algo más del 8 por ciento de la población total y si sumáramos a esas personas más sus familias, más todos los que nos sentimos implicados en la lucha por la igualdad de las personas con discapacidad, el gran número de la estrategia es que vamos a hacer políticas de formación y empleo para la mitad de la sociedad de Castilla-La Mancha.

¿Qué cuestiones constituyen una novedad en el marco de esta estrategia?
La primera novedad es la propia elaboración de la estrategia, porque hemos querido tener un marco de actuación donde se unifiquen todas las políticas de empleo y formación dirigidas desde el Gobierno regional a las personas con discapacidad. Además, hay dos temas centrales que no se habían contenido nunca en ninguna estrategia de empleo para personas con discapacidad. El primero es la prevención de riesgos laborales; por primera vez en una estrategia se dice que las medidas de prevención de riesgos laborales se deben observar desde la adaptación a los puestos de trabajo que desempeñan estas personas. El otro elemento novedoso de la Estrategia es que hablamos de responsabilidad empresarial. En la actuación de la empresa debe incluirse una mirada desde la discapacidad; debe ser un eje central de la responsabilidad social de las empresas.

El apoyo al empleo protegido y a los 96 Centros Especiales de Empleo concentra gran parte de la inversión de esta Estrategia. ¿No es así?
Hoy en esos Centros Especiales de Empleo están trabajando 1.800 personas con discapacidad, quienes han podido normalizar su vida a través del empleo. Más de la mitad de los 53 millones de euros destinados a la Estrategia apoyarán a estos Centros, que son empresas que compiten de igual a igual con otras empresas en el mercado. Queremos apoyarlos para que inicien caminos de investigación, desarrollo, nuevas tecnologías…queremos que, además de dar empleo a las personas con discapacidad, sean empresas productivas y competitivas en el mercado.

¿Cómo animaría a un empresario a que cuente en la plantilla de su empresa con personas con “capacidades diferentes”?
Le diría que las personas con discapacidad son muy valiosas en el trabajo, que tienen una capacidad productiva exactamente igual a la de las personas sin discapacidad y que entiendo que cuando no se conoce a las personas con discapacidad y su capacidad de desarrollar el trabajo en condiciones de normalidad, haya un cierto temor por parte de los empresarios. Animaría a los empresarios a que se acerquen a los Centros Especiales de Empleo y vean las cosas que se están haciendo en este momento. Que conozcan directamente que una persona con discapacidad puede tener la misma capacidad que otra cualquiera para hacer un trabajo y hacerlo muy bien. Los empresarios tienen que ser concientes de que las personas con discapacidad tienen mucho que aportar al mundo productivo.