Print E-mail
[ El nuevo Gobierno regional, el más reducido de España ]

 

Un Gobierno austero y eficaz al servicio de los ciudadanos

 

Una remodelación del Gobierno regional con tres consejerías menos, lo que supone un ahorro de nueve millones de euros anuales. Una bajada del sueldo del 15 por ciento para los miembros del Consejo de Gobierno. La reducción en un 10 por ciento del gasto corriente de la Administración regional, que se traduce en un ahorro de 100 millones de euros. La disminución a menos de la mitad del número de fundaciones, consorcios, empresas públicas y organismos autónomos. Estas son las medidas que ha tomado el presidente regional, José María Barreda, para adaptarse a la austeridad que exigen los tiempos.
Foto: Álvaro Ruiz

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha efectuado una reducción de su Gobierno, que pasa de tener 10 a 7 consejerías. Estas medidas, en consonancia con la austeridad y el control que exigen los tiempos, hacen que la composición del Ejecutivo regional sea la que cuente con menos miembros de entre todas las Comunidades Autónomas de España, menos incluso que Ceuta y Melilla, y la región uniprovincial de La Rioja.

Además, ha propuesto a los miembros de su Ejecutivo “trabajar más y cobrar menos”, ya que los miembros del Consejo de Gobierno ganarán un 15 por ciento menos.

 

 

 

“Que mis paisanos sepan que tienen un Gobierno que sabe lo que quiere: dar ejemplo de austeridad, ahorro y eficiencia en los tiempos que corren”(José María Barreda).
 

 

 


Al mismo tiempo, se reducirá en un 10 por ciento el gasto corriente de la Administración regional, excepto en las políticas sociales de atención al ciudadano. Acerca de esta cuestión, el presidente Barreda ha cuantificado el ahorro en gasto corriente en 100 millones de euros.

A la cantidad anterior se sumarán otros 9 millones de euros de ahorro anuales que implica la reducción de consejerías y del sector público que ha previsto José María Barreda, quien llevará a cabo una disminución del número de fundaciones, consorcios, empresas públicas y organismos autónomos, que pasan de ser 93 a unos 40.

En palabras del presidente Barreda, este notable esfuerzo de austeridad hace que la composición del Ejecutivo y del sector público resultante del recorte se haya reducido a menos de la mitad desde el principio de esta Legislatura.

 

 

Un Gobierno que trabaja más y cobra menos

 

El presidente Barreda en su intervención en el acto de toma de posesión del nuevo Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha, celebrado en el recién habilitado Palacio de Fuensalida de Toledo.

Foto: Álvaro Ruiz

Como “un ejercicio de pedagogía política, de austeridad, de un mayor esfuerzo” ha definido el jefe del Ejecutivo regional esta remodelación de su Gobierno, a cuyos miembros ha propuesto “trabajar más y cobrar menos, porque muchos de ellos ven cómo se aumentan sus competencias y sus responsabilidades y eso coincide con una reducción del 15 por ciento de su retribución en coherencia con lo que se está planteando en toda España”.


 

 

 

En dos años, el número de consejerías ha pasado de 14 a 7, la mitad, lo que significa que el Gobierno de Castilla-La Mancha es el que menos miembros tiene de entre todas las Comunidades Autónomas.
 

 



En este contexto, José María Barreda estima que “el ahorro que supone la reducción de consejerías con el ahorro correspondiente en servicios centrales y provincias a lo largo de la Legislatura serán de unos 9 millones cada año”.

Hace casi dos años, en agosto de 2008, José María Barreda redujo su Gobierno en cuatro consejerías, pasando de 14 a 10 con la consecuente reducción de cargos, que ascendió al 26 por ciento, en servicios centrales y en provincias. Tras ese proceso la remodelación del Gobierno se completa ahora pasando de 10 a 7 departamentos. Es decir, en dos años, el número de consejerías ha pasado de 14 a 7, la mitad, lo que significa que el Gobierno de Castilla-La Mancha es el que menos miembros tiene de entre todas las Comunidades Autónomas.
 

 


Redistribución de competencias en el Ejecutivo regional

 

Tras la nueva reestructuración del Gobierno castellano-manchego, la Vicepresidencia y Consejería de Economía y Hacienda, con María Luisa Araújo al frente, asume las competencias en materia de Turismo y Artesanía, que antes pertenecían a Cultura.

Además, las Consejerías de Presidencia y Administraciones Públicas se unen bajo un mismo departamento, que también asume las competencias de la Sociedad de la Información. Como titular de esta consejería figura Santiago Moreno, que hasta ahora había ejercido como portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha.

También se fusionan las Consejerías de Educación y Cultura, con María Ángeles García como la máxima representante del departamento resultante de esta unión.

Del mismo modo, las competencias de Industria y Energía pasan a integrarse en la Consejería de Ordenación del Territorio y Vivienda, de la que sigue al frente Julián Sánchez Pingarrón, mientras que las competencias en materia de Medio Ambiente se integran en Agricultura, que pasa a denominarse Consejería de Agricultura y Medio Ambiente, con José Luis Martínez Guijarro como consejero.

En esta línea, las competencias de los organismos autónomos de mujer y juventud se gestionan a partir de ahora desde la Consejería de Trabajo, que pasa a denominarse Empleo, Igualdad y Juventud. Este nuevo departamento tiene como consejera a María Luz Rodríguez.

Por lo demás, la Consejería de Salud y Bienestar Social mantiene su estructura y competencias con Fernando Lamata como máximo responsable.

Respecto a quienes habían sido hasta este momento los titulares de las Consejerías de Presidencia y Administraciones Públicas, José Valverde y Magdalena Valerio, son ahora los nuevos delegados de la Junta en Ciudad Real y en Guadalajara, respectivamente.


La opinión de los agentes sociales:

El presidente de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) de Castilla-La Mancha, José Francisco Rivas, ha mostrado su deseo de que el Gobierno regional “siga estando a la altura de las circunstancias” y ha dicho que la reducción del Gobierno y la disminución de la mitad de empresas y organismos públicos es “fruto del esfuerzo que a todos nos toca hacer”.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha (CECAM), Ángel Nicolás, ha aplaudido la decisión del presidente Barreda, de eliminar tres consejerías y reducir en más de la mitad las empresas públicas, que ha calificado de “valiente y muy oportuna”.

La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) de Castilla La Mancha celebra la reducción del Gobierno de Castilla-La Mancha y espera que el ahorro que supondrá frene problemas “tan importantes” como la morosidad de la Administración con los autónomos.

 El secretario regional de Comisiones Obreras de Castilla-La Mancha, José Luis Gil, ha valorado la “austeridad y la ejemplaridad” de la decisión del presidente Barreda de reducir su Gobierno y rebajar la dimensión del sector público a más de la mitad.

El secretario general de UGT en la región, Carlos Pedrosa, ha calificado de “adecuadas en tiempo de crisis” las medidas anunciadas por el presidente de Castilla-La Mancha.

El presidente del Consejo Regional de Cámaras de Comercio, Fernando Jerez, ha realizado una valoración muy positiva de la decisión del presidente Barreda que en dos años ha reducido un 50 por ciento el número de consejerías y ejemplifica la forma de gobernar en esta tierra en el actual momento económico del país.

 


 

Nuevo Gobierno de Castilla-La Mancha

 

José María Barreda. Presidente del Gobierno.

Foto: Álvaro Ruiz

 

María Luisa Araújo. Vicepresidenta y consejera de Economía y Hacienda.

Foto: Carlos Moreno

 

Santiago Moreno. Consejero de Presidencia y Administraciones Públicas.

Foto: Álvaro Ruiz

 

José Luis Martínez Guijarro. Consejero de Agricultura y Medio Ambiente.

Foto: Álvaro Ruiz

 

Fernando Lamata. Consejero de Salud y Bienestar Social.

 

Foto: Álvaro Ruiz

 

María Ángeles García. Consejera de Educación, Ciencia y Cultura.

Foto: Álvaro Ruiz

 

Julián Sánchez Pingarrón. Consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda.

Foto: Álvaro Ruiz

 

María Luz Rodríguez. Consejera de Empleo, Igualdad y Juventud.

Foto: Álvaro Ruiz

 


 

Más austeridad en los organismos públicos y el gasto corriente

 

En la fotografia, parte del público asistente a la toma de posesión del nuevo Gobierno regional.

Foto: Álvaro Ruiz

El presidente de todos los castellano-manchegos ha efectuado también “una reducción del sector público de Castilla-La Mancha de forma que el Gobierno regional cerrará, concentrará o se ausentará de más de la mitad de los entes actualmente existentes”. De este modo, se pasará de los 93 actuales a unos 40.

Por otra parte, el Gobierno que preside José María Barreda realizará “un gran esfuerzo en el gasto corriente, en concreto, un ahorro del 10 por ciento del mismo, salvo el que se relacione con las políticas sociales de atención al ciudadano”, en palabras del presidente, quien especificó que “este ahorro del 10 por ciento del gasto corriente supondrá que nos vamos a ahorrar en torno a 100 millones de euros”.

 

 
 

El presidente Barreda ha efectuado una reducción del sector público de forma que el Gobierno regional cerrará, concentrará o se ausentará de más de la mitad de los entes actualmente existentes.
 

 



“Quiero que mis paisanos sepan que tienen un Gobierno que sabe lo que quiere y a dónde se dirige, un Gobierno más reducido, más concentrado y coordinado que tiene el compromiso y la responsabilidad de gobernar”, ha señalado el presidente Barreda tras la remodelación del Gabinete.

José María Barreda también ha subrayado que el Ejecutivo autonómico sabe muy bien que los tiempos que corren exigen ejemplos de austeridad, ahorro y eficiencia.

 

 

Una Administración que da ejemplo

 

Esta remodelación del Gobierno de Castilla-La Mancha se produce poco después de que el presidente Barreda se refiera en febrero a la conveniencia de reducir la composición del Gobierno de España para dar un mensaje de austeridad a los ciudadanos, en consonancia con los tiempos que vivimos. Ahora, el presidente de todos los castellano-manchegos convierte su Gobierno regional en el más austero y el más pequeño de toda España.

Sobre este extremo, José María Barreda destaca que la reducción de su Ejecutivo “es una decisión completamente autónoma, que tomo como presidente de un Gobierno autónomo”, a lo que añade que “cuando expresé mi opinión, que es de todo el mundo conocida acerca de la composición del Gobierno de España, algunos me dijeron que me atuviera a tomar las decisiones en el ámbito que me corresponde que es el Gobierno de Castilla-La Mancha y eso es lo que estoy haciendo en coherencia con lo que pienso y de manera autónoma”.