Informe especial
Click aquí
Sanidad

 

A Fondo
Click aquí
Plan de consolidación de las finanzas

 

Print E-mail

[ El Plan de Consolidación de las Finanzas y los Servicios Públicos regional supone un ahorro de 1.000 millones ]

 

Castilla-La Mancha generará ahorro sin sacrificar a las familias y a las pymes

Un Plan eficaz e imaginativo para aumentar nuestros ingresos y reducir el gasto, basado en dos premisas: que se garanticen los servicios esenciales (educación, sanidad y el bienestar social) y que para los empleados públicos no suponga más sacrificios que los que ya han hecho. Eso es el Plan de Consolidación de las Finanzas y los Servicios Públicos de Castilla-La Mancha, que prevé un ahorro de 775 millones y un aumento de los ingresos adicionales en 200 millones.

 

Foto: Carlos Moreno

 

Las Comunidades Autónomas españolas han tomado diferentes caminos para resolver los problemas económicos de similares características. Mientras que algunas hacen que el peso de la crisis recaiga sobre los empleados públicos, reduciendo sus sueldos, eliminando sus derechos y ampliando sus jornadas, y otras han optado por recortar prestaciones sociales, Castilla-La Mancha ha optado por garantizar una sanidad, una educación y unos servicios sociales de calidad, poniendo el acento en la reducción del gasto corriente y en la mejora de los ingresos, sin que ésta última cuestión repercuta en los bolsillos de los ciudadanos.

En el capítulo de gasto corriente, que aglutina el 75 por ciento de las medidas previstas en el Plan, el Gobierno que preside José María Barreda consolida las retribuciones de los empleados públicos y pone en marcha una iniciativa para controlar y reducir el absentismo laboral, que da continuidad a una experiencia piloto en el ámbito educativo que ha obtenido muy buenos resultados, puesto que en un trimestre de aplicación, ha generado un ahorro de 2,5 millones de euros en 2010.
 

Un ahorro del 10 por ciento en gasto corriente

Según ha explicado la vicepresidenta regional y consejera de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo, las medidas más importantes en este ámbito tienen que ver con la reducción del gasto corriente de la Administración regional. Por eso, de cara a 2011, el Gobierno de todos los castellano-manchegos se ha propuesto, como ya logró en 2010, generar un ahorro del 10 por ciento en este capítulo, una cifra que alcanza los 123 millones de euros.

En materia de gasto farmacéutico, se apuesta por la prescripción del medicamento más barato. Además, sin incrementar la jornada laboral de los empleados públicos y sin disminuir sus ingresos, todos los edificios administrativos del Gobierno regional se cierran ya a las cinco de la tarde, una medida que entró en vigor el 1 de febrero de 2011. Esta iniciativa supone un ahorro muy significativo de gasto corriente, mejora la conciliación de la vida laboral, personal y familiar de los empleados públicos e implica más eficacia en la gestión de la Administración regional.

 

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha garantizado que los servicios y prestaciones sociales no se verán afectados por este Plan.

Foto: Pino Fontelos


El Plan contempla en este apartado medidas como la extensión de la facturación electrónica (que supone un ahorro de dos millones), la puesta en marcha de un sistema de contratación centralizada y electrónica (que implica un ahorro de cinco millones), la contratación centralizada del suministro eléctrico para todos los edificios de la Administración regional (que genera un ahorro de tres millones) y la implantación de la Administración sin papel (que permitirá ahorrar 15 millones).

 

De cara a 2011, el Gobierno de todos los castellano-manchegos se ha propuesto, como ya logró en 2010, generar un ahorro del 10 por ciento en gasto corriente, una cifra que alcanza los 123 millones de euros.

 

Inversiones, subvenciones y ayudas públicas

En otro orden de cosas, el Ejecutivo autonómico reprogramará las inversiones públicas previstas, sin abandonar ninguno de los proyectos aprobados, adaptando su ritmo de ejecución a las disponibilidades presupuestarias de cada momento.

El aumento de los ingresos de la Administración regional no repercutirá de ningún modo en los bolsillos de los ciudadanos.

Foto: Roberto Carmona


Respecto a las subvenciones y ayudas públicas, el Ejecutivo autonómico reducirá sus cuantías en cuestiones que no sean prioritarias, es decir, que no guarden relación con las prestaciones de servicios a las personas. En concreto, se eliminan las ayudas del Fondo Regional de Cooperación Local (FORCOL) dirigidas a financiar gasto corriente (que suponen un ahorro de 41 millones para el Gobierno autonómico), mientras que se mantienen y garantizan las ayudas para la financiación de inversiones en los municipios.

La supresión de los fondos del FORCOL de libre disposición para los ayuntamientos en materia de gasto corriente supone una reducción de ingresos del dos por ciento en los consistorios más grandes, de un cinco por ciento en los de mediano tamaño y de un 9 por ciento en los más pequeños. Así, se trata de un esfuerzo de ahorro solidario al que viene realizando el Ejecutivo autonómico, cifrado en el 10 por ciento de su gasto corriente.

El Gobierno de Castilla-La Mancha pondrá en marcha un canon medioambiental que gravará las instalaciones de energía eólica.

Foto: Antonio Real


Asimismo, se reducen en un 20 por ciento las trasferencias económicas para todas las entidades que conforman el sector público regional, como la Radio Televisión de Castilla-La Mancha, ente que en 2010 ya vio reducidas las aportaciones económicas que le llegaban desde el Ejecutivo en un 10 por ciento. En total, el ahorro estimado en este capítulo referido a subvenciones y ayudas públicas, centrado en programas que no tienen que ver con las personas, alcanza los 240 millones de euros.
 

La reestructuración del sector público regional y el aumento de los ingresos

Siguiendo un mandato del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ya se han eliminado cinco organismos autónomos, siete empresas públicas, seis fundaciones propias y dos consorcios. En esta línea, el Ejecutivo regional ha dejado de participar en 11 fundaciones y seis consorcios. Esto supone que hoy el Gobierno de Castilla-La Mancha ha adelgazado en un 40 por ciento el sector público regional, en el camino del compromiso asumido de reducirlo en un 50 por ciento, lo que supondrá un ahorro estimado de cuatro millones de euros.

La inversión en Educación seguirá siendo una prioridad para el Gobierno de Castilla-La Mancha.

Foto: Carlos Moreno


Dando un paso más allá, todas las entidades que conforman el sector público regional deberán mostrar sus plantillas de personal con el fin de demostrar que estas reducciones se traducen en un ahorro real de costes.

En el capítulo referido al aumento de ingresos, el Gobierno de Castilla-La Mancha pondrá en marcha un canon medioambiental que gravará las instalaciones de energía eólica, similar a los que ya existen en otras comunidades autónomas como Galicia, que supondrá un ingreso aproximado de 20 millones de euros. También se revisará la fiscalidad medioambiental ya vigente y se aprobará un gravamen para las entidades financieras, que ya existe en Andalucía y en Extremadura.

 

La frase

Santiago Moreno, consejero de Presidencia y Administraciones Públicas: “Castilla-La Mancha ha hecho los deberes con nota, mejorando los ingresos, haciendo que no paguen por ello los ciudadanos, y reduciendo el gasto público con medidas imaginativas, que no repercuten en los trabajadores públicos”.

 

Hoy el Gobierno de Castilla-La Mancha ha adelgazado en un 40 por ciento el sector público regional, en el camino del compromiso asumido de reducirlo en un 50 por ciento, lo que supondrá un ahorro estimado de cuatro millones de euros.


Con estas actuaciones, los ingresos de la Administración aumentarán sin que las familias y las pymes se vean perjudicadas, ya que ambos colectivos seguirán beneficiándose de las deducciones y bonificaciones fiscales que ya están aprobadas y contempladas en la Ley de Presupuestos Generales de Castilla-La Mancha para 2011, y seguirán, en vigor en esta Comunidad Autónoma. “Estas nuevas figuras impositivas para las empresas no se van a trasladar a los ciudadanos”, asegura el consejero de Presidencia y Administraciones Públicas, Santiago Moreno.

Las nuevas figuras impositivas para las entidades financieras y las empresas de energía eólica supondrán unos ingresos de 200 millones de euros.

Foto: Pepe J. Galanes


En otra línea de actuaciones, el Ejecutivo optimizará la gestión de su patrimonio en materia de suelo y vivienda, de modo que sacará al mercado en régimen de compra o alquiler viviendas que son propiedad de la Administración regional.
 

Medidas para mejorar la gestión y la transparencia

El tercer bloque de actuaciones concretas previstas en el Plan de Consolidación de las Finanzas y los Servicios Públicos de Castilla-La Mancha, dedicado a la mejora de la gestión y la transparencia, incluye la obligatoriedad de que todas las convocatorias de ayudas y subvenciones públicas sean autorizadas por el Consejo de Gobierno. En la línea de reforzar las medidas de control del sector público, las autorizaciones de gastos de empresas o fundaciones públicas que no lleguen hasta el millón y medio de euros deberán ser autorizados por el responsable de la consejería correspondiente y los que superen esa cifra deberán contar con el visto bueno del Consejo de Gobierno.

Este Plan tiene un carácter abierto y por tanto puede enriquecerse y mejorarse con otras medidas y también admite la modulación de las medidas actuales, poniendo una vez más de manifiesto la idea del presidente Barreda de “gobernar en coalición con la sociedad”. Por eso, tras ser aprobado por el Consejo de Gobierno, está siendo expuesto a los agentes sociales en la Mesa de Seguimiento del Pacto por Castilla-La Mancha.

Miembros de la Mesa de Seguimiento del Pacto por Castilla-La Mancha en su última reunión para conocer las medidas del Plan de Consolidación de las Finanzas y del Sector Público.

Foto: JCCM


En definitiva, según el consejero de Presidencia y Administraciones Públicas, Santiago Moreno, “Castilla-La Mancha ha hecho los deberes con nota, mejorando los ingresos, haciendo que no paguen por ello los ciudadanos, y reduciendo el gasto público con medidas imaginativas, que no repercuten en los trabajadores públicos”.

 

Los ingresos de la Administración aumentarán sin que las familias y las pymes se vean perjudicadas, ya que ambos colectivos seguirán beneficiándose de las deducciones y bonificaciones fiscales que están en vigor en esta Comunidad Autónoma.


Además, cumpliendo un compromiso asumido por el presidente Barreda, el Gobierno de Castilla-La Mancha facilitará información mensual de la ejecución del presupuesto regional.

La vicepresidenta y consejera de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo, ha definido este Plan como eficaz e imaginativo.

Foto: Álvaro Ruiz


Con este Plan, la Administración regional sigue demostrando su compromiso con la austeridad, en consonancia con el hecho de ser el Gobierno más reducido de España, con solo siete consejerías y con el menor número de cargos públicos: un total de 243, de los que son altos cargos 121. Además de que el presidente Barreda fue el primero dirigente regional en reconocer la crisis económica que atraviesa nuestro país, vivimos en una Comunidad que, aunque tiene más déficit que otras, tiene menos deuda que regiones como Madrid, que tiene que destinar siete de cada 100 euros de su presupuesto a pagar créditos, mientras que en Castilla-La Mancha dedicamos a esos fines tres de cada 100.