Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail
[ En el Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales 2008-2012 el Gobierno regional triplica el presupuesto para la prevención de riesgos laborales ]


Objetivo: evitar los accidentes laborales

Castilla-La Mancha es tierra de consenso y de pactos. Buen ejemplo de ello es el Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales suscrito recientemente entre el Gobierno regional y los agentes sociales. Evitar los accidentes laborales es el principal objetivo de este acuerdo que tiene el horizonte puesto en el año 2012 y que nace con un buen dato, nuestra región registra actualmente la tasa de accidentalidad laboral más baja de los últimos diez años.
Foto: Carlos Moreno. Foto: Carlos Moreno

El Gobierno de Castilla-La Mancha da un paso más en su intención de prevenir los riesgos laborales y proteger a los trabajadores con el acuerdo firmado por el presidente autonómico, José María Barreda, el presidente de la Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha (CECAM), Jesús Bárcenas y los secretarios regionales de Comisiones Obreras (CC.OO.), José Luis Gil, y de la Unión General de Trabajadores (UGT), Carlos Pedrosa.

El nuevo Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales 2008-2012 es fruto del consenso entre el Ejecutivo autónomo y los agentes sociales. El artículo 40.2 de la Constitución española dicta que “Los poderes públicos fomentarán una política que garantice la formación y readaptación profesionales; velarán por la seguridad e higiene en el trabajo (…)”. Este es el principal objetivo del acuerdo y una de las metas que se ha propuesto José María Barreda, en opinión del cual “el de hoy debe ser un día de satisfacción porque estamos cumpliendo con nuestra obligación”. Para el presidente de Castilla-La Mancha, el articulado de la Carta Magna está para su debido cumplimiento y ese es el compromiso del Gobierno autonómico “recorrer el camino constitucional para hacer efectivos los derechos que contiene”. Unos derechos que también recoge nuestro Estatuto de Autonomía.

La tasa de accidentalidad laboral en la región es la más baja de los últimos diez años.

La tasa de accidentalidad laboral en la región es la más baja de los últimos diez años.

Foto: Pepe J. Galanes.

El nuevo Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales 2008-2012 es fruto del consenso entre el Ejecutivo autónomo y los agentes sociales. El artículo 40.2 de la Constitución española dicta que “Los poderes públicos fomentarán una política que garantice la formación y readaptación profesionales; velarán por la seguridad e higiene en el trabajo (…)”. Este es el principal objetivo del acuerdo y una de las metas que se ha propuesto José María Barreda, en opinión del cual “el de hoy debe ser un día de satisfacción porque estamos cumpliendo con nuestra obligación”. Para el presidente de Castilla-La Mancha, el articulado de la Carta Magna está para su debido cumplimiento y ese es el compromiso del Gobierno autonómico “recorrer el camino constitucional para hacer efectivos los derechos que contiene”. Unos derechos que también recoge nuestro Estatuto de Autonomía.

Así, y tras recordar que este texto esta financiado con 81 millones de euros y cuenta para su aplicación con un centenar de medidas, explicó que es un acuerdo “concreto, cuantificado que señala objetivos y determina una metodología”. “Es un buen Plan porque recoge la voluntad de toda la sociedad y la del Gobierno que presido”, apuntó. Para el presidente Barreda es insostenible que un trabajador “encuentre la muerte cuando vaya a ganarse la vida”. Así subrayó que el Acuerdo pactado en Toledo es “además de una necesidad legal, una obligación moral y social”. Por último el presidente de Castilla-La Mancha explicó que la palabra riesgo procede del árabe clásico que significa “lo que depara la providencia”, por lo que utilizó la definición para mostrar, esperanzado, su deseo de que este acuerdo sea “una providencia que evite daños y asegure la salud de todos nuestros trabajadores”.

 El Acuerdo recoge un centenar de medidas dirigidas a la reducción de la siniestralidad y mejora de la seguridad en los centros de trabajo. El Acuerdo recoge un centenar de medidas dirigidas a la reducción de la siniestralidad y mejora de la seguridad en los centros de trabajo.

Foto: Carlos Moreno.




El Gobierno triplica el presupuesto para la prevención de riesgos laborales


Más de 81 millones de euros se destinarán a este Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales 2008-2012, una cifra que triplica la cantidad destinada al anterior plan de lucha contra la siniestralidad desarrollado entre 2004 y 2007. De nuevo, sindicatos, patronal y Gobierno regional han unido esfuerzos y voluntades para ratificar el acuerdo que incluye más de cien medidas para acabar con una de las mayores lacras de la sociedad.

 

Castilla-La Mancha registra actualmente la tasa de accidentalidad laboral más baja de los últimos diez años.

 

Los tres objetivos principales se refieren al fomento y la consolidación de la cultura preventiva como valor social y laboral; la mejora continúa de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo y la reducción de la siniestralidad de forma constante, para situarla en indicadores cercanos a la UE. Entre las acciones concretas destaca la realización de programas de vigilancia, control y asesoramiento a empresas, con un refuerzo de personal en torno a un 66% y con programas de asesoramiento voluntario a empresas y un Plan Integral en la Construcción.

El presidente de Castilla-La Mancha, José Maria Barreda, ha firmado un Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales 2008-2012 con los agentes sociales de la región.

El presidente de Castilla-La Mancha, José Maria Barreda, ha firmado un Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales 2008-2012 con los agentes sociales de la región.

Foto: Pino Fontelos

En el Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales 2008-2012 se incluye entre sus compromisos aumentar un 67% el número de técnicos en prevención de la Consejería de Empleo y Trabajo Además, para los próximos cinco años se dedicarán veinte millones de euros a la formación en riesgos laborales de los trabajadores, cien mil de los cuales ya han recibido algún tipo de instrucción en la materia en los últimos cuatro años.

 

Los tres objetivos principales se refieren al fomento y la consolidación de la cultura preventiva como valor social y laboral; la mejora continuamente de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo y la reducción de la siniestralidad de forma constante.


Castilla-La Mancha ya dispone de una asignatura obligatoria en materia de riesgos laborales en Formación Profesional y también se informa en los cursos a los desempleados. Asimismo, la plantilla de inspectores de trabajo en los últimos cuatro años ha aumentado un 44%. En el año presente, 2008, se ha conseguido que el 50% de las actuaciones inspectoras en la región sean de competencia del Gobierno regional, de las cuales casi el 90% están dedicadas a la actividad inspectora, es decir, a vigilar el cumplimiento de las normas. En los últimos cuatro años se han visitado 1.300 empresas con alto índice de accidentes laborales dentro del denominado Plan Reduce, con el resultado de que dos de cada tres de estas empresas han bajado el índice de siniestralidad laboral. En este apartado hay que destacar la importancia que tiene la supervisión de las obras en la construcción, donde se han hecho 1.300 visitas de un sector que agrupa a 116.000 trabajadores y que ocupa al dieciocho por ciento de la población ocupada y que acumula más de 32% de la siniestralidad laboral..

La salud y la seguridad en el trabajo es una tarea que corresponde a todos.

La salud y la seguridad en el trabajo es una tarea que corresponde a todos.

Foto: Pepe J. Galanes




Consenso empresarial y sindical


El presidente de Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha, CECAM, Jesús Bárcenas, calificó este Acuerdo como un paso muy importante porque se avanza en la lucha contra la siniestralidad laboral y mostró su satisfacción porque, una vez más, los empresarios y sindicatos de la región han dado muestra de su capacidad de diálogo y entendimiento. Del mismo modo, subrayó que la prevención en el trabajo no depende sólo de empresarios y sindicatos sino que además necesita una educación de base en toda la sociedad.

Por su parte, el secretario regional de CCOO, José Luis Gil, destacó la expectación levantada por la firma de este Acuerdo que demuestra que “las cosas importantes son las que nos importan en Castilla-La Mancha”. Del mismo modo, subrayó “el empeño que hemos puesto todos para que sea un Acuerdo logrado por y para todos”. Además, Gil añadió que sería injusto no reconocer los avances logrados en los últimos años en la lucha contra la siniestralidad laboral, algo que demuestra “un cambio cultural” respecto a esta materia en el que habrá que seguir profundizando.

 La plantilla de técnicos de prevención en riesgos laborales va a aumentar a raíz de la firma del mencionado Acuerdo.

La plantilla de técnicos de prevención en riesgos laborales va a aumentar a raíz de la firma del mencionado Acuerdo.

Foto: Pepe J. Galanes

Carlos Pedrosa, secretario regional de la UGT, afirmó que este documento busca mejorar el cumplimiento de la legislación en relación con la seguridad y salud en el trabajo “en todo el sentido de palabra” y conseguir más calidad en el empleo. Pedrosa significó el apoyo presupuestario que presta el Gobierno de José María Barreda para el desarrollo de este documento “con el que hacemos que Castilla-La Mancha avance”, y resaltó la importancia que la Declaración Institucional para el Diálogo Social en Castilla-La Mancha está teniendo en el progreso “en las relaciones laborales de una forma fundamental”. El representante de la Unión General de Trabajadores aseguró que “todos compartimos la idea de que prevenir es valorar la vida y, por eso, tenemos que extenderla a todos y cada uno de los hogares de Castilla-La Mancha”.

 

El Dato

Baja accidentalidad

Castilla-La Mancha registra actualmente la tasa de accidentalidad laboral más baja de los últimos diez años, con un descenso del 4%, mientras que la población afiliada a la Seguridad Social ha crecido más del 30%. Para la consejera de Trabajo y Empleo, Mari Luz Rodríguez, estos datos «son buenos», al haberse reducido la siniestralidad laboral, sobre todos los accidentes mortales. Haciendo un balance del último decenio, hoy en día los accidentes laborales graves se han reducido más del 43% y más de un 33% los mortales.