Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail
[ Emisión de deuda pública de Castilla-La Mancha en Canadá ]


Confianza de los inversores en la economía regional

 

La solvente gestión financiera, el dinamismo económico, la estabilidad social y política, y la economía saneada son los avales que ha presentado Castilla-La Mancha en el mercado canadiense, donde ha realizado una emisión de deuda pública que ha atraído a los inversores de aquel país, quienes han mostrado su confianza en el futuro de la región ofertando el doble de cantidad emitida: 200 millones de euros.
La consejera de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo, y representantes del Grupo Santander Central Hispano y del Royal Bank of Canadá cerraron los trámites de la emisión de deuda en Canadá.

Foto: Juan V. Vázquez

Castilla-La Mancha ha colocado con éxito su emisión de deuda pública en Canadá, con lo que se convierte en la primera Comunidad Autónoma española que se introduce en este mercado, al que ni siquiera había acudido el Tesoro Público español. La región ha encontrado una buena acogida entre los inversores canadienses, que se han interesado por adquirir esta emisión incluso por un importe superior al que Castilla-La Mancha estaba autorizada a emitir.
 

El hecho de que nuestra Comunidad sea un emisor recurrente y conocido en el mercado europeo ha muy sido valorado por los compradores en la última emisión de deuda pública.


Esta sobredemanda y esta confianza de los inversores en la economía regional se sustenta sobre la capacidad de crecimiento económico de nuestra Comunidad, superior a la media española, y en crear más empleo apoyándose en sectores sólidos. A este respecto, la consejera de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo, ha destacado que “no dependemos tanto de la construcción como otras regiones y nuestro crecimiento está siendo protagonizado por sectores como la industria o los servicios”.

Las prioridades de inversión para el Gobierno regional se sitúan en el ámbito de la educación y los servicios sociales.

Foto: Carlos Moreno

La situación de la región en términos de estabilidad política y social es un elemento muy valorado por unos inversores que adquieren títulos que no recuperarán hasta dentro de diez años; este factor, unido al rigor en la gestión presupuestaria y al buen momento económico de la región son razones más que suficientes para que los inversores crean en el futuro de Castilla-La Mancha.
 

Un total de 18 inversores han comprado la deuda de Castilla-La Mancha en Canadá, la mayoría compañías de seguros y fondos de inversiones.


El perfil del inversor canadiense en Castilla-La Mancha es algo distinto al que se encuentra en Europa, según la consejera de Economía, ya que tan solo el 7 por ciento ha sido adquirido por entidades financieras. El resto han sido fondos de pensiones, fondos de inversión o compañías de seguros, compradores muy interesados en inversiones estables y sólidas, por lo que efectúan un análisis aún más riguroso del producto que adquieren. En ese contexto, el hecho de conseguir que este tipo de inversores confíe en la economía de la región es “un éxito que añadir”, a juicio de María Luisa Araújo.

Con el fin de colocar esta deuda pública, el Gobierno regional ha contactado con dos entidades: el Grupo Santander, el banco más importante de Europa, y el Royal Bank of Canadá, principal banco de aquel país, que han servido de intermediarios en este proceso.
 

Los principales proyectos de inversión del Gobierno regional se sitúan en el ámbito de lo social, con infraestructuras sanitarias y educativas.


Diez años es el plazo ordinario para las emisiones de deudas en Canadá y también un plazo razonable para alguien que sale por primera vez a un mercado, por eso es también el de la última emisión de deuda castellano-manchega. La elección de Canadá para la colocación de nuestra deuda viene motivada por ser éste un mercado que acaba de abrirse y que hasta hace poco tiempo presentaba bastantes restricciones a las emisiones extranjeras; además hablamos de un país que se encuentra entre los ocho más ricos del mundo.

 

La capacidad de crecimiento de la economía regional, que se sustenta sobre todo en el sector industrial, ha sido muy bien valorada por los inversores canadienses.

Foto: Carlos Moreno

 

María Luisa Araújo explicó en Winnipeg a inversores canadienses las características de la emisión de deuda pública de Castilla-La Mancha.

Foto: Carlos Moreno

 


La historia de las emisiones de deuda


Las administraciones públicas pueden utilizar dos métodos para financiar los servicios que prestan y las inversiones que deben acometer: realizar operaciones de préstamo, similares a las que puede formalizar cualquier particular, o emitir obligaciones que adquiere el mercado financiero. Esta última modalidad es lo que se conoce como emisión de deuda pública, a través de una serie de bonos que el gobierno emisor, en este caso el de Castilla-La Mancha, devuelve al cabo de unos años y por los que anual o semestralmente se pagan unos intereses.

La Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA) es la norma que autoriza a las regiones a emitir deuda, un sistema de fi nanciación por el que Castilla-La Mancha ha optado desde 1998, y que compatibiliza con operaciones de préstamo.

En aquel año, la región acudió al mercado nacional para colocar su deuda, donde ha obtenido siempre una muy buena acogida, lo que animó a salir al exterior, para contar con inversores distintos, mejores precios y dar a conocer la región en el mercado europeo, norteamericano y ahora en el canadiense. Tras estos años, la titular de Economía realiza una valoración “muy positiva”, porque “en términos de precio tenemos una cartera relativamente más barata que otras Comunidades, algo importante, ya que cada año tenemos que destinar un porcentaje menor de nuestro presupuesto de lo que otros tienen que destinar a pagar intereses”.
 

Castilla-La Mancha mantiene unos niveles de endeudamiento situados bastante por debajo de otras regiones.


Para obtener buenos precios y muchos inversores es importante, según Araújo, que seas “un emisor recurrente, porque eso garantiza la liquidez de quienes han adquirido tus emisiones”.

El hecho de que nuestra Comunidad sea un emisor recurrente y conocido en el mercado europeo, donde numerosos inversores han mostrado su confianza y su respaldo a la economía regional, ha sido valorado por los compradores en la última emisión de deuda pública. A este respecto, la consejera de Economía y Hacienda ha calificado como gratificante el hecho de que se haya registrado una demanda de casi dos veces la oferta y un precio “muy equilibrado”, sobre todo teniendo en cuenta que es la primera Comunidad Autónoma que sale a este mercado. “Este dato pone de manifiesto la confianza de los inversores en una región que para los canadienses no resultaba desconocida”, en palabras de la responsable de la economía regional.

Las infraestructuras de comunicación están adquiriendo una importancia estratégica para el Gobierno regional, que utiliza las emisiones de deuda para financiar estas actuaciones..

Foto: Carlos Moreno

De acuerdo con la LOFCA, el dinero obtenido en las operaciones de préstamo y emisiones de deuda se debe destinar a la financiación de inversiones. En Castilla-La Mancha las prioridades en esta materia están muy claras, puesto que los principales proyectos de inversión del Gobierno regional se sitúan en el ámbito de lo social, con infraestructuras sanitarias y educativas. Por otro lado, las infraestructuras de comunicación están adquiriendo una importancia estratégica y el Gobierno presidido por José María Barreda está efectuando un gran esfuerzo por mejorar la red regional de carreteras y, a partir de ahora se abordarán obras importantes para la Comunidad, como la Ronda de Toledo, la de Tala-vera, la de Puertollano (Ciudad Real) y la conexión de La Manchuela.

 

¿Cómo es la economía de Castilla-La Mancha?


En 2007 sólo uno de cada cien euros de la economía regional se va a dedicar a pagar intereses, porcentaje inferior al 1,3 destinado en 2006. En una legislatura este porcentaje se ha reducido a la mitad, ya que comenzó en el 1,8 por ciento y se acabará con un 1 por ciento.

Según los datos de 2005, Castilla-La Mancha mantiene unos niveles de endeudamiento situados bastante por debajo de otras regiones. En relación a nuestro Producto Interior Bruto (PIB), hablamos de un 4,2 por ciento, mientras que la media de comunidades autónomas se sitúa en el 6,2. De otro lado, nuestro nivel de endeudamiento asciende a 713 euros por habitante, mientras que el nivel medio de Comunidades supera los 1.280 euros. Estas cifras hacen que María Luisa Araújo hable de unos niveles de endeudamiento “muy moderados” en comparación con otras regiones.

En este contexto, durante la presentación de la emisión de deuda, María Luisa Araújo, se ha referido a la solvencia financiera a largo plazo que distingue al Gobierno regional y ha destacado que con el ahorro bruto generado “podríamos amortizar nuestra deuda en 2,8 años, cuando la media de Comunidades Autónomas es de 3,8”. Sin embargo, la vida media de nuestra cartera es de 8,3 años, un plazo adecuado al ritmo de inversión realizado, a juicio de la responsable de la economía regional.

Las cifras dicen también que Castilla- La Mancha es una de las regiones españolas en las se registra un mayor gasto público por habitante, una realidad “consecuencia de la política que venimos desarrollando desde el Gobierno regional”, que en esta última legislatura ha apostado por elaborar unos presupuestos expansivos, que crecen por encima de lo que crece la economía. Por ese motivo, la legislatura terminará con un crecimiento presupuestario que supera el 40 por ciento, en palabras de la consejera de Economía.

Para el Ejecutivo autonómico, el presupuesto regional es un instrumento útil para la consecución de dos objetivos. Por un lado, ayudar al buen desarrollo de la economía regional, es decir, creen que desde el esfuerzo presupuestario público se puede contribuir al buen momento económico que atraviesa la región. Por este motivo, las medidas contempladas en el Pacto por el Desarrollo y la Competitividad cuentan con una dotación prioritaria en el próximo proyecto de presupuestos, con más de 1.800 millones de euros, un 38 por ciento más de lo presupuestado para estas medidas en 2006.

Financiar las políticas sanitarias que se llevan a cabo en la región es uno de los objetivos de las emisiones de deuda pública del Gobierno castellano-manchego.

Foto: Carlos Moreno

De otro lado, el Gobierno de Castilla-La Mancha considera que el presupuesto público es la garantía de unos servicios esenciales de calidad. A este respecto, la sanidad, la educación y los servicios sociales han crecido en esta legislatura por encima del aumento medio presupuestario; de hecho la dotación presupuestaria en sanidad ha aumentado en más de un 50 por ciento, educación en más de un 57 y bienestar social en más de un 77 por ciento.



Elena Díaz Funchal