Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail
[ Publicación sobre estadísticas municipales ]

Castilla-La Mancha: En contínuo crecimiento demográfico

 

Quer, en Guadalajara, es el municipio castellano-manchego que más ha crecido en los últimos cinco años. En concreto, ha aumentado su población en un 525 por ciento. Además, el municipio más grande de la región es Albacete, con 1.234 kilómetros cuadrados y el más pequeño Puente del Arzobispo, en Toledo, con tan solo un kilómetro cuadrado. Estas son algunas de las curiosidades que se desprenden de la publicación sobre información municipal dada a conocer por el Instituto de Estadística de Castilla-La Mancha.
Foto:Carlos Moreno

Son muchos los pueblos de la región que han entrado en la disputa por ser aquel lugar de La Mancha de cuyo nombre Cervantes no quiso acordarse cuando escribió el Quijote. Pero son muy pocos los que han entrado en la pugna para alzarse con el título de municipio más grande o más pequeño, más elevado sobre el nivel del mar o menos, con una media de edad más joven o más envejecida, o con el mayor índice de crecimiento. A todas estas preguntas da respuesta la publicación de las estadísticas municipales de 2005.

En Castilla-La Mancha hay 919 municipios y 24 habitantes por kilómetro cuadrado. Además, según el padrón municipal, a 1 de enero de 2006 estábamos censadas en la región 1.894.667 personas. Asimismo, y según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2004 nacieron 18.507 personas y murieron 17.443 en Castilla-La Mancha, lo que arroja un crecimiento vegetativo favorable en 1.064 personas.

 


¿Cómo nos distribuimos en el territorio?


Si dibujamos en una pirámide a la población castellano-manchega por grupos de edad, la parte más ancha estaría en la parte central, ya que 1.228.435 personas que viven en la región tienen entre 16 y 64 años. La base de esta figura, la de los menores de 16 años, sería más estrecha, ya que representaría a 309.721 habitantes. El otro extremo, la parte más alta y donde se sitúan los mayores de 65 años, sería sólo un poco más ancha que la base, ya que representaría a 356.511 personas.

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, durante su visita a uno de los centros de la tercera edad.

Foto: Pino Fontelos

Este dibujo piramidal nos habla del nivel de desarrollo de la población y nos dice que, en conjunto, la población castellano-manchega se encuentra en un fuerte proceso de desarrollo, ya que la pirámide es muy ancha por el centro, donde está la población en edad laboral.
Nuestra región está experimentando en los últimos años un crecimiento demográfico importante que se sitúa por encima de la media nacional y que tiene su explicación en la llegada de inmigrantes y de población procedente de la Comunidad de Madrid.

 

La población de Castilla-La Mancha tiende a crecer por la comarca toledana de La Sagra y por el Corredor del Henares.


Las estadísticas indican que la población de Castilla-La Mancha tiende a crecer por la comarca toledana de La Sagra, limítrofe con Madrid, y por el Corredor del Henares y, en menor medida, pero también de forma destacable, en el entorno de las grandes ciudades y vías de comunicación hacia el Levante. Municipios como Illescas, situados en las zonas de máximo crecimiento de la región presentan una pirámide de población más ancha por abajo (población menor de 16 años) que por arriba (de más de 65 años), lo que refleja el alto nivel de desarrollo que proyectan estas zonas.

Los municipios más activos de la región se caracterizan por contar con un gran número de jóvenes entre su población.

Foto: Carlos Moreno

Por el contrario, si la pirámide está invertida, es decir, si la parte más ancha es la de arriba, nos encontramos con municipios en declive; algo que sucede en los núcleos urbanos que se encuentran en las zonas de montaña de la región.

Mientras, en una situación intermedia se encuentran los municipios con una estructura piramidal similar a la de la región en su conjunto: ancha por el centro, menos ancha por arriba y poco ancha por abajo, aunque con tendencia a crecer en las edades más pequeñas. Este es el dibujo que presentan la mayoría de las capitales de provincia y los grandes municipios del centro de la región.

Los municipios que más han habitantes han ganado en los últimos cinco años son, en este orden, Albacete, Ciudad Real, Talavera y Toledo.

El aumento de población repercute desde el punto de vista económico en un mayor dinamismo en el sector de la construcción.

Foto: Carlos Moreno

El crecimiento de la población de 2001 a 2005 se ha concentrado en los municipios más dinámicos y los que más habitantes han ganado son Albacete, que cuenta con 10.011 ciudadanos más, Ciudad Real, que ha crecido en 7.783 personas, Talavera, con un aumento en 6.984 censados y seguida de cerca por Toledo, que tiene 6.083 habitantes más que hace cinco años, al igual que Guadalajara ha visto como aumentaba su población en 6.079 habitantes. Esto no es extraño, ya que son las poblaciones más grandes, pero sí es significativo que los cinco municipios que les siguen en la lista de los que más han crecido son Alovera de Guadalajara, con 4.881 habitantes más, Illescas (3.831), Tomelloso (3.571) y Azuqueca de Henares, cuyo censo ha aumentado en 3.714 personas.
 


El dato
 

Según el padrón municipal, a 1 de enero de 2006 estaban censadas en la región 1.894.667 personas.

 

El municipio más grande de la región es Albacete con 1.234 kilómetros cuadrados.

Foto: Antonio Real

En este sentido, Alovera ha crecido en estos cinco años en un 207 por ciento. De cualquier forma, el record de crecimiento relativo lo tiene Quer, que ha crecido el 525 por ciento, pasando de 88 personas en 2001 a 554 en 2005.

Los municipios con mayor porcentaje de turismos por habitante son Guadalajara, Toledo y Cuenca.

Foto: Carlos Moreno

 


Los municipios situados en un ranking


El informe elaborado por el Instituto de Estadística de Castilla-La Mancha también hace referencia al territorio y nos desvela que el municipio más grande de la región es Albacete, con 1.234 kilómetros cuadrados, y el más pequeño Puente del Arzobispo (Toledo) con un kilómetro cuadrado. Con respecto a su ubicación geográfica, Orea (Guadalajara) puede presumir de ser el de mayor altitud, situado a 1.479 metros sobre el nivel del mar, mientras que Las Ventas de San Julián (Toledo), en el valle del Tajo, es el que se encuentra a un nivel más bajo, sólo a 315 metros sobre el nivel del mar.

Ya nos hemos referido al elevado nivel de crecimiento poblacional que vive Castilla-La Mancha, en gran medida generado por la población llegada de otras regiones españolas y de otros países. Este fenómeno trae consigo un importante nivel de mestizaje en muchos municipios de la región, un fenómeno desconocido hasta hace pocos años y que esconde el atractivo que tiene nuestra comunidad como lugar para trabajar y vivir. A este respecto, los municipios con más extranjeros empadronados son Albacete, con 8.417, Talavera (6.381), Guadalajara (6.678), Toledo (4.914), Azuqueca de Henares (3.342), Tomelloso (3.241), Hellín (2.874), Ciudad Real (2.847). Cuenca (2.664) y Villarrobledo (2.406).

En Castilla-La Mancha hay 919 municipios y nuestra densidad de población es de 24 habitantes por kilómetro cuadrado.

Foto: Antonio Real

Como dato curioso, apuntar que Torre del Burgo, en Guadalajara, tiene casi un 60 por ciento de extranjeros en su población. Así, de 143 habitantes, 85 nacieron en el extranjero. El caso contrario es el de los municipios en los que no hay empadronada ni una sola persona de otro país, en concreto 119 pueblos de la región. De entre todos ellos, los más grandes son Villarejo-Periesteban de Cuenca, con 505 habitantes y Solana del Pino, de Ciudad Real, con 426 habitantes.



A destacar
 

Nuestra región está experimentando en los últimos años un crecimiento demográfico importante que se sitúa por encima de la media nacional y que tiene su explicación en la llegada de inmigrantes y de población procedente de la Comunidad de Madrid.

 


La edad de los castellano-manchegos
 

La media de edad de los habitantes de Castilla-La Mancha se sitúa en 40 años pero, como es lógico, cada municipio tiene su media de edad dependiendo de lo jóvenes o mayores que sean sus habitantes. El municipio más joven de la región es Villanueva de la Torre (Guadalajara), con algo menos de 30 años de media, y le siguen Alovera, Ugena, Seseña, Numancia de la Sagra, Cabanillas del Campo, El Casar, Ontígola y Azuqueca de Henares, este último el más grande de todos ellos, con 34 años de media de edad entre sus habitantes.

Todos los municipios castellano-manchegos cuentan al menos con una entidad bancaria.

Foto: Pino Fontelos

Entre otros datos interesantes y ya en el campo referido al mercado de trabajo, cabe destacar que entre los municipios mayores de 1.000 habitantes, es Villacañas (Toledo), el que tiene una mayor proporción de afiliados a la seguridad social en el sector industrial, con el 71 por ciento, mientras que Miguel Esteban, también en Toledo, es el que mayor proporción de afiliados al sector de la construcción, con el 60 por ciento. De otro lado, Toledo con el 88 por ciento y Ciudad Real con el 87 por ciento los que más afiliados tienen en el sector servicios.

 

El municipio más joven de la región es Villanueva de la Torre (Guadalajara), con algo menos de 30 años de media de edad entre sus habitantes.


Si entramos en el terreno económico, observamos que todos los municipios de la región cuentan al menos con una entidad de depósito bancario y, respecto al parque de vehículos que existe en Castilla-La Mancha, comentar que los municipios con mayor ratio de turismos por habitante son Guadalajara, con 474 coches por cada mil habitantes, Toledo, con 463 turismos y Cuenca, con 446. Asimismo, los municipios con mayor presupuesto por habitante en 2004 fueron Albacete, Toledo y Puertollano.

Foto: Antonio Real

Con todos estos datos se podría describir en términos numéricos y estadísticos la situación de nuestra comunidad autónoma que, en la actualidad se caracteriza por su elevando ritmo y nivel de crecimiento, algo que le augura un prometedor futuro.



Elena Díaz Funchal