Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail
[ 85.000 pensionistas disfrutan en 2006 del Programa de Turismo Social de la Junta de Comunidades ]


Ocio y salud en las vacaciones para los mayores de la región
 
 

“En muchos casos supone el viaje de novios que nunca tuvieron” explica el consejero de Bienestar Social, Tomás Mañas, y es posiblemente una de las definiciones que mejor ilustran la importancia que tienen las vacaciones de las que disfrutan muchos mayores de la región gracias al Programa de Turismo Social.
El Programa de Turismo Social se puso en marcha en 1989.
Más de un millón de personas han viajado a numerosos destinos.

Foto: Carlos Moreno

Desde que la Junta de Comunidades lo puso en marcha en 1989, más de un millón de personas han viajado a decenas de destinos entre los meses de marzo y de octubre. En ocasiones, sobre todo en aquéllos primeros años, el viaje suponía el primer encuentro con el mar, la primera vez que alguien les servía en la mesa o la primera estancia en un hotel.

El Gobierno regional considera prioritario este programa que permite que nuestros mayores puedan disfrutar de unos días de descanso. En la imagen, el presidente de Castilla-La Mancha,José María Barreda, con algunos de los asistentes al acto de presentación del Programa de Turismo Social de este año.

Foto: Pino Fontelos

Las cosas han cambiado mucho en estos pocos años. En 2006 serán 85.000 los castellano-manchegos que se beneficiarán del Turismo Social que promueve el Gobierno regional y por primera vez se incorpora Canarias como uno de los destinos a los que pueden optar; serán 1.500 personas las que podrán disfrutar de ocho días del clima y el paisaje de la Isla de Tenerife; al igual que se ha venido haciendo en el caso de Mallorca, los afortunados son elegidos mediante sorteo entre todas las solicitudes. Lo más importante es seguir ofreciendo la posibilidad de disfrutar de esas vacaciones a personas que lo tendrían muy difícil de no ser por el Programa que ofrece la Consejería de Bienestar Social, aunque “también procuramos que conozcan nuevos destinos”, dice Mañas.

En 2006 85.000 castellano-manchegos se beneficiarán del Programa de Turismo Social que promueve el Gobierno regional.

Foto: Carlos Moreno

Como es habitual, desde que se publicó la convocatoria de este año el pasado mes de noviembre, se han registrado miles de solicitudes para acceder a esa amplia oferta en la que pueden participar los ciudadanos de la región mayores de 65 años o disfruten de algún tipo de pensión aunque no alcancen la citada edad; las únicas limitaciones que se contemplan pasan por no padecer enfermedades que pudieran resultar contagiosas o algún tipo de trastorno mental graves que pudiera alterar la normal convivencia; además, claro, de estar empadronados en cualquier municipio de la comunidad autónoma.
 

Los precios son prácticamente simbólicos: 24 euros en las costas peninsulares, 100 euros para Mallorca y 150 para Canarias. El Programa se financia con una partida de 7,5 millones de euros.
 


Muchos castellano-manchegos que no habían tenido oportunidad de viajar fuera de la comunidad pueden descubrir otras ciudades y regiones.

Foto: Carlos Moreno

Los viajes comienzan en marzo y se prolongan durante los meses de abril, mayo, junio, septiembre, octubre y noviembre y tienen una duración de seis días en el caso de las costas de la península. Los precios son prácticamente simbólicos: 24 euros por persona en las costas peninsulares, 100 euros para Mallorca y 150 para Canarias. En total, el Programa se financia con una partida presupuestaria que supera los siete millones y medio de euros. Al margen de las islas, se mantienen los puntos de destino del año anterior, con una variedad suficiente para que los interesados puedan variar y conocer lugares diferentes: Galicia, Santander, Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía.

Pero al margen de la variedad, la Consejería de Bienestar Social se afana por ofrecer viajes de calidad, algo que se consigue también gracias a la cercanía y a la atención especial que se concede a la opinión de los pensionistas. En ese sentido, las encuestas que se realizan entre los grupos alcanzan una nota media de 8,5 sobre 10. Pero además, “la relación es muy directa –dice Tomás Mañas- y estamos en contacto permanente con los grupos de manera que si existe algún problema puntual en los establecimientos contratados lo sabemos al momento y buscamos la solución correspondiente”.


 

Vacaciones y salud en el balneario

 

Los afortunados son elegidos mediante sorteo de todas las solicitudes.

Foto: Carlos Moreno

Junto a las playas, sigue ganando enteros como opción de vacaciones el gusto por el balneario donde se conjuga el ocio y la salud, sobre todo en un colectivo en el que son habituales problemas de tipo reumático. Los 10 días de estancia incluyen completos tratamientos de aguas termales que pueden ser gratuitos o a un precio muy por debajo de su coste real y que incluyen asistencia de fisioterapeutas y personal especializado. Serán 10.600 personas las que comprobarán los efectos beneficiosos de los balnearios de Castilla-La Mancha; “todas las plazas que han puesto a nuestra disposición”, recuerda el consejero, que destaca además los efectos positivos que se consiguen también para los establecimientos en cuestión, donde se conserva una actividad permanente en todas las épocas del año, lo que se traduce lógicamente en el mantenimiento y promoción de puestos de trabajo.

 

Por primera vez, junto a los habituales lugares de costa de la península y Baleares, se incorpora este año a Canarias como uno de los destinos ofertados.


El Programa de Termalismo Social se lleva a cabo en los siguientes balnearios de Castilla-La Mancha: Baños de Benito, en Reolid (Albacete); Baños de la Concepción, en Villatoya (Albacete); Balneario de Tus, en Yeste (Albacete); Balneario Cervantes, en Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real); Balneario de Fuencaliente (Ciudad Real); y Balneario de la Esperanza, en Reolid (Albacete).
 

El Programa de Termalismo permitirá a 10.600 personas comprobar durante 10 días los efectos beneficiosos que se ofrece en los balnearios de Castilla-La Mancha.

 
 

Una cuestión de justicia

 

El Programa de Turismo Social incluye la realización de actividades lúdicas.

Foto: Carlos Moreno

“Es una cuestión de justicia que la sociedad os devuelva de alguna manera vuestro sacrificio, porque esta realidad es vuestro éxito”. Son palabras del presidente Barreda en una reciente intervención ante un colectivo de pensionistas para exponer la filosofía que impregna a esa apuesta que se consolida y que crece en los presupuestos regionales año a año. Se trata, dicho de otra forma, de reconocer que si hoy es posible fomentar y promover este tipo de viajes y otros muchos avances sociales que se han ido alcanzando “se debe en gran medida al esfuerzo acumulado” de muchos de los pensionistas que ahora disfrutan de este Programa de Turismo Social.

 

Un millón de personas han viajado gracias al Turismo Social de la Junta de Comunidades desde 1989. Para muchos ha supuesto su primer encuentro con el mar o la primera vez que se alojaban en un hotel.



En efecto, el consejero de Bienestar Social insiste en esa idea al recordar que “es justo reconocer y valorar el esfuerzo de una generación con una sensibilidad especial y a la que, al menos en parte, tenemos que intentar compensar por el enorme legado que nos deja”.

Durante la estancia en los lugares elegidos pueden llevarse a cabo numerosas actividades.

Foto: Carlos Moreno

En estos momentos, son más de 324.000 los pensionistas castellano-manchegos que pueden disfrutar del Programa de Turismo Social y que se enmarca en un objetivo general del Gobierno regional, expresado por el presidente Barreda: “queremos que Castilla-La Mancha sea conocida como la Comunidad Autónoma en la que más y mejores prestaciones sociales se ofrecen”.



La Ley como garantía 

 

La Ley 5/1995, de 23 de marzo, de Solidaridad de Castilla – La Mancha, consagra como uno de los principios rectores de la política social dirigida a las personas mayores, la promoción de la participación activa de las mismas en la vida de su comunidad.

En esta línea, el Programa de Turismo Social de Castilla – La Mancha, se ha revelado, desde sus inicios, como un programa clave dirigido a promover el ocio creativo, el envejecimiento activo y saludable y el disfrute del tiempo libre de las personas mayores de nuestra región. Este programa ha contribuido de manera significativa a la promoción del asociacionismo de las personas mayores orientado a la autogestión de sus propios recursos y a la integración social.

El éxito obtenido por los sucesivos programas de Turismo Social queda bien reflejado tanto en el número de personas mayores que anualmente participan en él, como en los niveles de satisfacción que muestran tras su estancia en cualquiera de los destinos incluidos en el mismo.

En la presente convocatoria, y atendiendo a las propuestas presentadas por las personas mayores a través de los cauces de participación social establecidos, se incluye con carácter experimental la modalidad de Canarias.


 
 
Francisca Díaz