Más que un gran helicóptero

Rumbo al futuro

Un objetivo, una visión.

Lee

Este verano disfruta

Amistades peligrosas

Print E-mail
[ Plan Regional de Investigación Científica (PRINCET) ]


Innovación e investigación, claves del desarrollo

 

Acercar la cultura científica a la sociedad y al mundo empresarial es sólo uno de los fines del Plan Regional de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación (PRINCET), una iniciativa puesta en marcha por el Gobierno regional, que aglutina las líneas de actuación y los objetivos encaminados al impulso de la Investigación y el Desarrollo (I+D) en un horizonte que llega hasta 2010.

Este ambicioso Plan nace como un instrumento del Pacto por el Desarrollo y la Competitividad y persigue un incremento en los recursos humanos y materiales en el ámbito científico, así como una mejora en las infraestructuras y en la comunicación entre el sistema investigador y productivo. Entre los objetivos del documento figuran la mejora de la competitividad de las organizaciones y empresas de la región.

El proyecto establece una fuerte vinculación entre la investigación pública y las necesidades socioeconómicas de la región, a través del refuerzo de las relaciones entre la Universidad y la empresa, y del fomento de una política de cooperación que responda a las demandas reales del sector empresarial y de la sociedad. En relación con esta idea, el Plan de Investigación busca promover la innovación en las empresas y la diversificación del tejido empresarial para mejorar la productividad. De esta forma, se propiciará la participación del sector privado en actividades de investigación y se apoyará la creación de nuevas empresas tecnológicas en Castilla-La Mancha.

 


 

Un Plan integral e integrador

 

Con el Plan se incentivan las relaciones entre ciencia, tecnología y desarrollo empresarial

La principal novedad del Plan es que integra todo el proceso, desde la creación del conocimiento a las actuaciones en materia de innovación industrial. En este sentido, el PRINCET refuerza la estrategia depromoción de la investigación científica y de la innovación como elementos clave del progreso y el bienestar de la sociedad. Precisamente la sociedad castellano-manchega es la destinataria final de los resultados obtenidos, por lo que ha estado muy presente durante la elaboración del documento. Buscando una integración más amplia del Sistema Ciencia-Tecnología-Empresa, a este Plan se han incorporado las recomendaciones de más de 200 representantes del ámbito investigador, empresarial, social, político y económico de la región, que se reunieron en ocho mesas de trabajo durante el proceso de elaboración del documento, para perfilar las líneas de actuación, los mecanismos operativos y las posibilidades de cooperación e implicación de las empresas.

 

 


Métodos de financiación


Para lograr todas estas metas, el plan prevé un fuerte incremento de los recursos propios de la Administración regional, alcanzando en 2010 el 2 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla-La Mancha, un objetivo común al resto del país. El 55 por ciento de esta cifra, aproximadamente el 1,1 por ciento del PIB, debería ser aportada por la inversión privada, mientras que el 45 por ciento restante ha de corresponder a la aportación pública. Las previsiones apuntan que el Sistema Regional de Investigación debería ingresar cerca de 2.000 millones de euros de 2006 a 2010.
 

"El PRINCET responde a las demandas reales del sector empresarial y de la sociedad."


Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes a 2003 indican que el gasto en actividades de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) del Sistema de Innovación en Castilla-La Mancha asciende al 0,44 por ciento del PIB y cifran el número de personas dedicadas a estas actividades en el 2,8 por mil respecto a la población activa, de los cuales 1,7 por mil son investigadores.

 

 


Los recursos humanos y la investigación


Las actuaciones previstas en el documento se estructuran en tres tipos de programas: los horizontales, los temáticos y los movilizadores. Los programas horizontales, referidos a la formación de recursos humanos y al fomento de la cultura científica, reúnen acciones que pueden resultar de especial relevancia en varios ámbitos del conocimiento, así como en la mejora de la competitividad empresarial. Por tanto, suponen un complemento a los programas temáticos, ya que incluyen actuaciones enfocadas hacia el aumento y la mejora de la formación de los recursos humanos dedicados a investigación científica e innovación tecnológica. De igual forma, se ocupan de facilitar la incorporación de personal científico en las empresas de la región.
La primera medida para potenciar los recursos humanos es la formación de investigadores a través de nuevas convocatorias de becas asociadas a proyectos de calidad. Se trabajará también a favor de la incorporación a la región de investigadores ya establecidos. A través del Programa I3, puesto en marcha por el Ministerio de Educación y con una duración de tres años, se incorporarán nueve investigadores a Castilla-La Mancha, mientras que cuando el PRINCET se acerque a su fin, se habrán incorporado entre 35 y 40 investigadores. Estas cifras significan que en 2010 y en el ámbito nacional el 4 por mil de la población activa se dedicará a la investigación, duplicándose el número de investigadores que existen actualmente.

 

Uno de los objetivos es facilitar la incorporación de personal científico en las empresas de la región


Otra vía para la consecución de más recursos humanos dedicados a la investigación consiste en destinar una parte de los fondos del Plan a la contratación de personal que trabaje en nuevos proyectos en los que esté involucrado el tejido empresarial. Esto significa que si en un determinado plan participa una empresa, el investigador puede desarrollar su labor en esa compañía.

En el contexto de los Programas Horizontales se incluye una línea dedicada a la mejora de la cultura científica y a acercar los resultados de los investigadores a los ciudadanos. Con este propósito nació la Semana de la Ciencia, dirigida a los estudiantes de Bachillerato. Además, a lo largo de 2006 se intentará trasladar a toda la sociedad el conocimiento científico a través de los medios de comunicación, con el firme propósito de que la ciencia comience a formar parte del concepto de cultura general.

 

 


Programas temáticos


Los programas temáticos son los encargados de describir los ámbitos de conocimiento que orientan las actividades del Plan. Definen ocho campos de actuación que requieren más investigación y desarrollo, o bien representan un sector en el que Castilla-La Mancha tiene fuertes potencialidades. La orientación de estos programas nace de las necesidades reales de la sociedad regional, sus empresas, sus investigadores y sus ciudadanos.
A pesar de que los programas temáticos incluyen un listado concreto de áreas, existe cierta flexibilidad, ya que las necesidades que surjan mientras se desarrolla el Plan encontrarán acomodo en este apartado.

 

Cuando el Plan se acerque a su fin, se habrán incorporado entre 35 y 40 investigadores

 

 

El dato

 

En 2010 y en el ámbito nacional el 4 por mil de la población activa se dedicará a la investigación, duplicándose el número de investigadores que hay en la actualidad.

 

Parte de los fondos del Plan se destinarán a la contratación de personal investigador.

En concreto, los programas temáticos abordan ocho ámbitos. El primero de ellos está relacionado con la promoción general del conocimiento y acoge las propuestas de excelencia que no tengan cabida en el resto de programas temáticos. Así, se contemplaran proyectos relacionados con las Matemáticas, las Humanidades, las Ciencias Sociales… El programa de energía se enmarca también dentro de los temáticos y se encarga de un ámbito industrial tan potente como el de la generación energética, su transformación, almacenamiento, transporte y distribución. Castilla-La Mancha es probablemente la región más rica en potencial de energías renovables, al posicionarse como la segunda en energía solar y en biomasa, y la quinta en energía eólica. Por estos motivos, se requiere un continuo impulso en investigación.
Las líneas de actuación de este programa contemplan las energías renovables, como la eólica o la solar, las convencionales o las emergentes y además hacen especial hincapié en un uso racional de las mismas.

Otro de los programas temáticos se refiere a las ciencias y las tecnologías químicas. En la región existe un gran número de profesionales dedicados a esta materia, tanto en el sector público como en el privado. Es por esto por lo que la ciencia y la tecnología química constituyen las líneas estratégicas en este campo.

Los programas de materiales, diseño y producción industrial, los referidos a Medio Ambiente, a Tecnologías de la Sociedad de la Información, Tecnologías Agrarias y Alimentarias y Ciencias de la Salud completan la lista de materias temáticas incluidas en el PRINCET.

Merecen especial atención las actuaciones dedicadas al Medio Ambiente, que se detienen en la conservación de las áreas y recursos naturales protegidos y dan un especial tratamiento a la calidad ambiental y el desarrollo sostenible.

Por la importancia que tienen en nuestra región las actividades agrícolas y ganaderas, a las que se dedican 3.000 empresas en Castilla-La Mancha, cobra gran relevancia el Programa de Tecnologías Agrarias y Alimentarias. Con la ampliación de la Unión Europea, la revisión de la Política Agraria Común (PAC) y la globalización económica, el sistema agrario se enfrenta a nuevos retos y debe buscar su ventaja competitiva en la diferencia tecnológica.

El desarrollo tecnológico se convierte en el mejor aliado de la investigación científica, según indicó el presidente Barreda durante la presentación del Plan de Investigación.

Llegados a este punto, el sector regional necesita acometer reformas que fomenten el valor añadido, la competitividad y la eficiencia en los procesos. Para lograrlo, se pondrán en marcha actuaciones en favor de la mejora y conservación de especies agrícolas y ganaderas y también se idearán estrategias para el uso racional y sostenible de los sistemas de producción. Otra línea de actuación se refiere a la calidad y seguridad alimentaria, además de a la optimización y validación de procesos de transformación y conservación de alimentos.

Las Ciencias de la Salud se convierten también en prioritarias, por la especial trascendencia que tienen a la hora de mejorar la calidad de vida de los seres humanos. En este sentido, el traspaso de las competencias sanitarias a la región supone una razón de peso para potenciar la investigación en esta materia. La biomedicina, la investigación farmacéutica y las tecnologías del bienestar son las líneas estratégicas del programa.

 

 


Materias de especial interés


Seis ámbitos con particular interés para Castilla-La Mancha se reúnen en el marco de los programas movilizadores. Se trata de campos como el deporte, la arqueología o la ingeniería del territorio, en los que hay que potenciar el desarrollo. Este tipo de programas podrán disponer de un Comité, encargado de garantizar su cumplimiento, promover la incorporación de nuevos participantes y efectuar el seguimiento de las actuaciones llevadas a cabo.

En materia deportiva, se optimizarán los sistemas de desarrollo orientados a las actividades de alto nivel y se fomentará el uso de nuevas tecnologías.
La parte dedicada a Arqueología y Patrimonio contempla acciones en pro de la investigación y el conocimiento del Patrimonio Histórico, poniéndolo en valor como motor de desarrollo económico.

La Prevención, Gestión y Resolución de Conflictos también tienen un hueco en el PRINCET, con investigaciones que apuntan cuándo y cómo surgirán los conflictos, y actos encaminados al control y la conducción de los mismos, hasta hacer viable su resolución.
Las líneas estratégicas en materia de Bienestar Social y Calidad de Vida vienen fijadas por la investigación sobre familia, infancia y menores, dependencia y problemas de conducta asociados a trastornos mentales. Asimismo, se potenciará el estudio sobre cuestiones de exclusión social y sus factores de riesgo, así como las metodologías de intervención.
Como disciplina esencial para el desarrollo de Castilla-La Mancha, la Ingeniería del Territorio buscará el óptimo rendimiento de los recursos, poniendo especial atención en el respeto al Medio Ambiente. En este apartado se estudiarán el urbanismo, la ordenación del territorio, de los espacios fluviales y del transporte, además de las innovaciones en técnicas de construcción.

 

 


El agua como materia de estudio


Puesto que el agua desempeña un papel fundamental en el ámbito social, medioambiental, económico y político de Castilla-La Mancha, afectando de manera transversal a todos los sectores, sus usos y recursos deben ser necesariamente una materia de estudio de gran relevancia en el Plan Regional de Investigación. La trascendencia de un recurso escaso como éste y las obligaciones que marcan el Plan Hidrológico Nacional (PHN) o el Plan Nacional de Regadíos, entre otros documentos, o la necesidad de elaborar un Plan Especial de Alto Guadiana, requieren de una importante apuesta por el conocimiento y la investigación sobre el tema.

Con el PRINCET se analizarán y cuantificarán los recursos hídricos y se hará hincapié en el uso sostenible del agua, el abastecimiento y reutilización, la economía, sociología y derecho del uso del agua.




Elena Díaz Funchal